Aeropuertos: Ideas, imágenes y decoración

  1. Ad
  2. Ad
  3. Ad
  4. Ad
  5. Ad
  6. Ad

Para el usuario promedio lo que más afecta a su percepción de un buen o mal comercio es la atención que recibe. Pero la atención también está enmarcada dentro de su experiencia general en el sitio.

El caso de los aeropuertos no es la excepción. Los mejores aeropuertos del mundo son los que ofrecen una experiencia satisfactoria no solo gracias a la atención del staff, sino también por su percepción del diseño y uso del espacio.

Los mejores aeropuertos del mundo son visualmente atractivos, pero detalles como tener conexión a Internet, puntos de energía, y almacenaje de equipaje también son altamente apreciados por los usuarios.

Cada ambiente tiene concepto único y puede ser un caso de estudio por sí mismo, pero aquí recopilamos algunos de los elementos más vanguardistas en los mejores aeropuertos del mundo.

Vanguardia y… ¿tradición?

La tendencia general en los aeropuertos internacionales es ser contemporáneo y hasta futurista, y ciertamente, uno de los mejores clasificados es el Aeropuerto Internacional Incheon, en Corea del Sur, con sus atractivas y variadas opciones de disfrute. Actualmente cuenta con siete jardines (de pinos, rocas, cactus, varios jardines de flores, y un jardín acuático), campo de golf, y pista de patinaje sobre hielo.

Pero fue en 2004 cuando generó gran interés en su cultura y tradiciones gracias a una exposición cultural que ha llegado a exceder los 500.000 visitantes por año.

Parece imposible ser tradicional e innovador al mismo tiempo, pero es claro que ambos conceptos pueden interactuar exitosamente. El centro de Experiencia Cultural Coreana y el Museo de Cultura Coreana, lo logra en uno de los mejores aeropuertos del mundo.

Es una experiencia de inmersión. Los visitantes pueden realizar actividades manuales de escritura, pintura y artesanía con materiales tradicionales, posar con ropas tradicionales, disfrutar de las presentaciones de música y danza tradicional y piezas de fusión, u observar las exposiciones de arte que incluyen piezas que datan cientos de años.

Cualquier diseñador profesional puede inspirarse en esta interesante combinación que toma en cuenta que el arte y la funcionalidad pueden complementarse, y que en gustos no existe nada definitivo. Las posibles combinaciones son infinitas.

La Primera Ola

El Aeropuerto de Múnich es considerado uno de los mejores lugares para estar durante largas escalas. Entre las opciones más populares están su cervecería, cine, casino, y campo de minigolf.

Pero la más grande atracción es “Surf & Style”, una piscina techada con una ola estacionaria que hasta logra atraer no solo a los pasajeros, sino también a surfistas de todo el mundo.

La ola tiene 10 m de ancho y hasta 1,5 m de alto, y aunque no suena muy impresionante sirve de práctica para los surfistas profesionales que participan en el campeonato europeo de ola estacionaria.

En las sesiones especiales nocturnas, la piscina se ilumina con colores fluorescentes que, sumados al escenario de fondo (el propio aeropuerto) crean un efecto visual muy llamativo y futurista.

El área playera, con el bar y sus sillas lounge, ayuda a crear un inusual ambiente veraniego y tropical en este país europeo.

Es otra interesante, original y ambiciosa combinación que inspira a los diseñadores y decoradores de todo el mundo.

Lluvia Cinética

Singapore Changi Airport -el mejor aeropuerto del mundo en los últimos años, ubicado en Singapur- está a la vanguardia en cuanto a opciones de entretenimiento y recreación. La piscina, cine, sala de juegos y entretenimiento, el tobogán de 12 metros de altura, y diferentes tipos de jardines (cactus, lirios, orquídeas, girasoles, ¡y hasta un jardín de mariposas!), están dentro de una larga lista de opciones.

Pero la exposición artística Kinetic Rain (lluvia cinética) es probablemente la más innovadora en su categoría.

Se ubica en la Terminal 1, y se compone de 1.216 cápsulas de aluminio ligero en forma de gota, recubiertas de cobre pulido para evitar corrosión. Es una escultura de 9,8 m x 4 m, que parece flotar libremente. Puede hacer 16 formas diferentes de arte abstracto o patrones reconocibles (avión, cometa, y hasta un dragón, entre otros), generando un efecto hipnótico en el espectador.

Los patrones son controlados por un programa informático que controla el movimiento de cada gota a través de pequeños y precisos motores individuales.

Su creación tomó 20 meses, y la misión fue la de realzar la identidad y reputación de la terminal, ubicada en una ciudad con constantes lluvias. También simboliza el sentido de pertenencia y el trabajo en equipo para ofrecer al pasajero una experiencia inolvidable.

Una verdadera obra de arte que demuestra que no solo la funcionalidad es importante, la estética y los efectos visuales elevan cualquier ambiente.

Estos tres arriesgados elementos funcionales y decorativos son una fuente inagotable de inspiración para asumir nuevos e innovadores retos en decoración y diseño.