Centros comerciales: Ideas, imágenes y decoración

Centros Comerciales

En algunas culturas, los centros comerciales son parte integral de la comunidad. Además de proveer una fuente de ingresos para sus dueños y empleados, estos suplen varias necesidades de los consumidores. La planificación y el diseño adecuado pueden tener un gran impacto en el éxito de un nuevo centro comercial. 

Espacios y Flujo 

Existen factores de diseño que afectan de forma general a todos los espacios comerciales, sin importar la actividad a la que estos se dedican, como son, por ejemplo, el cumplimiento de las regulaciones locales relativas a la ocupación, instalaciones sanitarias, estacionamientos, etc. Pero en el caso específico de los centros comerciales, la experiencia de ir de compras juega un papel crucial en que un diseño sea o no exitoso. 

Es importante conocer los hábitos de compra del consumidor en potencia, así como lo que este espera de una experiencia de compra. Por ejemplo: ¿Qué porcentaje de los consumidores llegarán en vehículos propios? ¿Cuántos utilizarán transporte público? ¿Cuál es el clima típico de la región? ¿Esperan los consumidores contar con estacionamiento bajo techo? ¿Cuáles son las actividades que espera realizar mientras se encuentra de compras? ¿Busca simplemente relajarse o también desea hacerse cargo de otras tareas necesarias? Tomar en cuenta factores de esta naturaleza al momento de conceptualizar el diseño de un centro comercial permite determinar la distribución de los espacios y anticipar el flujo y la circulación dentro y fuera del local. 

Aunque se desea que el centro comercial tenga su propio carácter siempre es buena idea mantener cierto grado de uniformidad con otros centros comerciales agrupando las tiendas y los locales de manera similar para hacer que los visitantes y compradores se orienten con facilidad. Ese sentido de familiaridad les da una experiencia de compra más relajada. 

Funcionalidad 

Un centro comercial no está completo sin una o varias áreas de recreación. Dependiendo del clima del lugar, estas pueden ser interiores o exteriores, o una combinación de ambos. También pueden contar con áreas específicas para ciertos grupos de edades. Es muy común incluir salas de cine en los centros comerciales. 

Los consumidores llevan vidas muy ocupadas, por eso la idea de poder ir a un mismo sitio y hacerse cargo de varias responsabilidades es muy atractiva. Además de las tiendas, las áreas de comida y de entretenimiento, el centro comercial puede integrar locales para bancos comerciales, oficinas, empresas de servicios, salones de belleza, gimnasios, academias, escuelas, etc. La lista es interminable. La idea es que el consumidor pueda realizar tanto tareas esenciales como de diversión y entretenimiento en un mismo lugar. 

Decoración 

Además de cómodo y funcional, un centro comercial se beneficiará de ser deslumbrante. El consumidor querrá volver si se siente impresionado al llegar al local del centro comercial. En el diseño inicial se pueden incluir elementos arquitectónicos con este fin. También resulta conveniente innovar la decoración de las diversas áreas del centro comercial cada cierto tiempo, de modo que los consumidores siempre se sientan refrescados y renovados en cada nueva visita, pero manteniendo siempre ciertos elementos que los hagan sentirse cómodos y como en casa. 

Existen compañías que se especializan en la venta en instalación de decoraciones para centros comerciales, en vista del gran tamaño de los artículos y elementos que se emplean en la decoración de los espacios, especialmente los espacios abiertos. Estas compañías suelen ofrecer asesoría en cuanto a qué elementos resultan más adecuados para el espacio disponible. La decoración de los centros comerciales debe ser dinámica y adaptarse a las épocas y temporadas. Lo que se busca con esto en envolver al visitante en un ambiente que mueva a comprar. 

Por ejemplo, es normal ver durante el verano escenas de playa y la inclusión de elementos alusivo a las vacaciones de verano y actividades al aire libre. También se aprovechan los eventos de alta envergadura para refrescar la decoración de los centros comerciales, la copa mundial de fútbol o las olimpiadas. Siempre es buena idea incluir un elemento en la fachada o el interior del centro comercial que lo identifique y lo convierta en un punto icónico que atraiga a visitantes. 

Quizás la motivación inicial de la visita sea solo ver este elemento de la decoración y tomarle fotos, pero una vez allí el visitante entrará en contacto con todo lo demás que el centro comercial tiene para ofrecer. Estos elementos pueden ser permanentes, como los que vemos en algunos hoteles en Las Vegas —las famosas fuentes del Bellagio, la réplica de la torre Eiffel en el París— o temporales y adaptados a la época, como exhibición de luces, una gigantesca figura inflable, etc. Claro está, estos elementos se deben adaptar a las dimensiones del centro comercial y a las preferencias de la población a la que se desea atraer.