Hospitales: Ideas, imágenes y decoración

El moderno concepto de diseño y amoblamiento de los Hospitales

Hoy en día, cuando los hospitales han avanzado tanto en la prestación de cuidados médicos, se han convertido en establecimientos donde prima la funcionalidad de los espacios para maximizar su eficiencia, de manera tal de poder cumplir con la multitud de tareas que desempeñan, de la mejor manera. 

Pero funcionalidad y belleza no tienen por qué ser conceptos excluyentes cuando el buen diseño interviene. Porque un elemento que caracteriza a los hospitales modernos, es la estética de sus instalaciones, que cada vez se aleja más y más de aquellas vetustas y deprimentes edificaciones de otros tiempos, para convertirse en espacios atractivos y confortables, con una funcionalidad perfectamente concebida, para beneplácito del personal, como de los pacientes y visitantes.

¿Qué es lo más importante a tener en cuenta cuando acondicionamos un hospital?

Como dijimos antes, la funcionalidad es clave en este tipo de ambientes tan ajetreados y aquí la salud es el eje de todo el sistema; por lo tanto, quizás el aspecto que constituye la preocupación número uno es que todas superficies sean lo más antisépticas posibles, por razones de higiene y salubridad. Y para conseguir esto, hay que tener muy en cuenta los materiales y elementos que se emplean, tanto en la dotación de mobiliario, como en las superficies empleadas en la edificación propiamente dicha. Por ello, se destaca el uso de materiales muy resistentes y a la vez, fáciles de limpiar, como lo son el acero inoxidable, los acrílicos, el vidrio, cerámicas y baldosas, pinturas de alta resistencia al desgaste y baja porosidad, textiles antibacteriales, el aluminio y en general, productos y materiales que sean muy lavables y muy resistentes. En cuanto al diseño, tener en cuenta que mientras más rendijas y pequeños espacios se tengan, más probabilidad de acumulación de suciedad y gérmenes. Así que las líneas estilizadas, sin ornamentos, con diseños atractivos y de estilo moderno son ideales. Por estas mismas razones, se desaconseja, el uso de materiales como maderas no selladas, textiles no lavables, alfombras y tapetes y cuanta pieza de mobiliario o recubrimiento sea de complicada higienización.

La iluminación

Otro elemento muy importante es la iluminación. Tanto la iluminación proveniente de fuentes naturales como artificiales. En el nuevo diseño de los hospitales, un elemento común es el uso de grandes acristalamientos y aperturas que permiten el paso diáfano de la luz exterior para que bañe las estancias interiores. Además del paso de la luz, la sensación de contacto con el exterior y el disfrute de las vistas, hacen que pacientes, visitantes y trabajadores se sientan más a gusto. 

Como complemento, la iluminación artificial es fundamental; por ello es de gran interés el uso adecuado de lámparas y luminarias, conforme sea el espacio o sector a iluminar. Desde la brillante iluminación general en salas y corredores, hasta la muy precisa iluminación requerida en consultorios y quirófanos, pasando por la necesaria y puntual iluminación que ameritan los puestos de trabajo del personal administrativo, los hospitales se benefician de la amplia variedad de soluciones de iluminación que brinda la tecnología actual.

La comodidad es imprescindible

Un hermoso y funcional diseño de la edificación y de sus espacios internos, no lograría su cometido sin la perfecta elección del mobiliario que lo complemente. Las piezas de mobiliario destinadas a emplearse en los hospitales modernos han de elegirse, fundamentalmente, por sus características ergonómicas. 

Siendo los hospitales lugares en donde, por lo general, tanto pacientes y sus acompañantes, como el personal médico y administrativo van a pasar largas horas, los muebles deben brindar la suficiente comodidad para que el usuario esté -cuando menos- a gusto. Los muebles a utilizarse en salas de espera, deben ser resistentes y amplios, ofrecer gran confort y ser de fácil mantenimiento. Para otros espacios, como los consultorios, el mercado ofrece piezas que hacen alarde de un grandioso diseño, sin desatender los aspectos prácticos y funcionales, como por ejemplo las modernas camillas de examinación, que cuentan con avanzados sistemas de elevación o divanes de material sintético, que lucen como si fuera auténtico cuero.

El buen diseño como norte

Como hemos visto, los hospitales de hoy van dejando de ser espacios deprimentes y poco atractivos y todo apunta a que seguirán tomándose las mejores decisiones de diseño y amoblamiento, para hacer de estos lugares tan importantes, cada día más armoniosos.