Casas estilo escandinavo: Ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Casas de estilo escandinavo

Las viviendas de estilo escandinavo nos maravillan con sus líneas sencillas, materiales acogedores y brillantes espacios pero, ¿De dónde surge este estilo? El diseño escandinavo es un movimiento de diseño caracterizado por la simplicidad, el minimalismo y la funcionalidad que surgió en la década de 1950 en los cinco países nórdicos de Finlandia, Noruega, Suecia, Islandia y Dinamarca. Entre guerras e imperios, las visiones del mundo cambiaron drásticamente, afectando también a la arquitectura y el diseño; dando como resultado este innovador y elegante estilo.  Esta corriente de diseño se ha convertido en uno de los más populares hoy en día a nivel mundial gracias a sus conceptos y combinaciones, pudiendo adaptarse y fusionarse con otros estilos de cualquier parte del mundo.

Las viviendas que adoptan este estilo nórdico celebran la funcionalidad de sus elementos manteniendo una estética minimalista sin caer en lo aburrido, llenando sus espacios de luz natural y colores tenues que crean una composición etérea y casi soñada. Sin duda alguna, las casas de estilo escandinavo reflejan una belleza única que aunque no creas, es muy fácil de adaptar para diseñar tu propio hogar.

Los colores perfectos para una casa de estilo escandinavo

Para plasmar el estilo escandinavo de una manera rápida y sencilla, utilizar la paleta de colores adecuada es fundamental para captar la esencia de este estilo. El blanco es un color que no debe faltar en tu casa, ¡Todo lo contrario! Según los conceptos de ésta corriente, el uso abundante del blanco es utilizado para enfatizar y aprovechar al máximo la luz natural. En las regiones nórdicas, las horas de luz suelen ser escasas y en épocas del año se reducen de manera significativa, por lo que el uso del color blanco ayuda a crear la sensación de brillantes, ligeros y relajantes.

Las casas de estilo escandinavo no necesitan estar de punta en blanco, es importante crear contrastes y acentos de color utilizando una paleta preferiblemente poco saturada. Los tonos pasteles como el rosa, lila, azul y tonos neutros como el gris, beige o marrón pueden combinarse de distintas maneras para que crees un diseño único y personalizado. Para los más atrevidos, el uso de colores vibrantes puede incorporarse al diseño limitando su uso para elementos puntuales como columnas, paredes focales o parte del mobiliario para no romper con la línea del estilo.

Materiales y texturas

La pureza y belleza de los elementos naturales reluce en la decoración de las viviendas escandinavas. Como habrás notado, la madera es uno de los principales revestimientos utilizado tanto para elementos decorativos como para superficies, siempre buscando los tonos claros, reservando los colores oscuros de madera para detalles y acentos. Un buen carpintero será tu mejor aliado para combinar distintos tipos de madera y lograr acabados impecables. Además de la madera, el estilo escandinavo incorpora otros materiales diversos que puedes adaptar a tu gusto y tipo de decoración según sea el uso.

En el caso de los pisos, la madera siempre será la primera opción, utilizando listones naturales o porcelanatos que imiten su textura, manteniendo los tonos claros y ligeros variando desde las maderas grisáceas hasta las ligeramente teñidas. Las baldosas de porcelanato o cerámica también pueden utilizarse con otras texturas, procurando siempre un acabado mate que refleje el carácter rústico del estilo escandinavo.

Las paredes de una casa escandinava tienen un abanico de revestimientos y posibilidades más amplia. Desde espectaculares paredes de ladrillo pintado, hasta papeles tapices con tramas y texturas diversas que ayuden a estampar tu personalidad en cada habitación. El truco está siempre en mantener coherencia con la paleta de colores que seleccionaste y utilizar colores claros con pequeños detalles en un color contrastante.

Cuando de textiles se trata, no puede faltar la sensación acogedora y cálida de las mantas gruesas, tejidos hecho a mano y cojines gruesos para decorar la sala de estar y los dormitorios de la casa. Combina cojines de distintas texturas, patrones y colores para un look más divertido. 

¿Cómo debe ser el mobiliario de estilo escandinavo?

La región escandinava ha sido pionera y una gran influencia en el diseño de piezas de mobiliario (¿Te suena IKEA? ¡Pues sus creadores son suecos!). Así como en el diseño, las piezas de mobiliario de estilo escandinavo deben ser funcionales y libres de detalles decorativos innecesarios. Líneas rectas, formas orgánicas y un aire ligeramente retro son características comunes en el mobiliario del estilo nórdico, combinando sus formas con materiales como la madera, el cuero y textiles gruesos.

Elementos decorativos  funcionales y prácticos

La belleza y decoración de las casas escandinavas no está sujeta al uso de ornamentos o elementos innecesarios y sin sentido tanto en fachadas como en el interior de la vivienda. Aunque muchas personas perciben este tipo de decoración como “estilísticamente pura”, estas condiciones no deben limitar tus gustos personales. Las viviendas escandinavas modernas tienden a captar detalles y acentos de otras cultura y estilos de todo el mundo, incorporando de manera distinta estas tendencias ya sea en su paleta de colores, textiles, objetos decorativos peculiares, etc. Dale un toque personal a tu casa para que logres una vivienda acogedora y que refleje tu personalidad.

Conexión interior-exterior

Uno de los conceptos más importantes del estilo escandinavo es siempre mantener una conexión con el contexto exterior de la vivienda. Las amplias ventanas son características de las casas nórdicas ya que a través de ellas la naturaleza parecía estar dentro de la casa acompañando al interior con sus hermosos paisajes y permitiendo el paso de abundante luz. Para que tu casa transmita la misma sensación, deja al descubierto todas las ventanas y diseña aberturas de piso a techo en lugares donde el paisaje pueda acompañar tus espacios.