Techos a dos aguas: Ideas, diseños y decoración

  1. Ad
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  3. Ad
  4. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  5. Ad
  6. Ad
  7. Ad
  8. Ad
  9. Ad
  10. Ad
  11. Ad
  12. Ad
  13. Ad

Techo a dos aguas

Los techos a dos aguas, son aquellos techos construidos por don faldones o también conocido como aguas, los cuales se encuentran unidos en el medio. Este tipo de techo, por lo general se encuentra empleado en construcciones de zonas climáticas lluviosas o de constante presencia de nevadas, ya que por su significativa inclinación, permite el desagote del agua por la simple presencia de la fuerza de gravedad.

Los faldones o aguas que componen estos tejados, es importante que logren conseguir una inclinación mayor al 10% de igual ángulo, ya que si son observados desde una perspectiva lateral, conforman un triángulo simétrico, además, también poseen una cubierta protectora que se compone de piezas impermeables, colocadas sobre una base y solapadas entre sí, facilitando evitar la penetración del agua.

Los techos a dos aguas, al igual que otras cubiertas o tejados inclinados, se encuentran compuestos por un soporte estructural que sirve de apoyo a todas las capas que lo conforman, un aislante térmico y una placa impermeable que facilita el desagüe.

Diferentes tipos de materiales para techos de dos aguas 

Existen diversos materiales en el mercado que van de la mano con la construcción y levantamiento de techos y todo tipo de tejados, pero cuando se trata de uno a dos aguas, funciona mejor los materiales como lo son:

-        La Madera: Es una opción muy popular por su atractivo diseño y sobretodo su aspecto natural, lo cual aumenta el valor de la casa. Este material es también extremadamente duradero y se sabe entre los profesionales de la construcción y la decoración que este tipo de material puede durar de 5 a 10 veces más.

-       Tejas de Asfalto: Las tejas de asfalto proporcionan al hogar una vida útil aproximada de 12 a 12 a 17 años, además de que ofrecen una variedad de estilos como una fácil instalación. Por otra parte, es importante recordar que este tipo de tejas, pueden verse perjudicadas si son instaladas en ambientes bajo cero como también su ausencia de características amigables con el medio ambiente.

-       Azulejos: Los azulejos no se pudren, ni se queman, además de que no pueden ser dañados por los insectos, sin olvidar que requieren poco mantenimiento y se encuentran disponibles en el mercado en una variedad de colores, tipos, estilo y marcas. Por otra parte, su costo puede ser uno de los más elevados en comparación a otros materiales que trabajen de la mano con los techos de a dos aguas, además de que su peso y color pueden degradarse con el paso del tiempo. 

Proceso de Instalación de un techo a dos aguas

1. Clava las placas superiores, las cuales deben consistir en 2 tablas de anchura suficiente para así lograr cubrir la parte superior de las paredes.

2. Mide y corta las vigas del techo bajo con una medida de 2x4, para que así puedan resistir la presión hacia y el peso. Instala estas vigas del techo sobre las placas superiores para que así abarque la estructura.

3. Calcula el ascenso del techo a dos aguas, que por lo general esta se encuentra entre 25 y 45  grados de inclinación. Básicamente para esto, se puede utilizar el Teorema de Pitágoras para calcular la pendiente del techo y la longitud de las vigas que se utilizaran para la construcción del techo y su cumbrera.

4. Ten en cuenta que un techo a dos aguas, puede presentar un diseño simétrico o con caídas de distintos tamaños. Todo esto dependerá de los factores climáticos, ya que si es un área con mucha lluvia o clima húmedo, es conveniente elegir una pendiente pronunciada para evitar su acumulación.

5. Haz un cuello que refuerce cada par de vigas, donde deberás conectar este refuerzo a los tableros de las vigas cerca de la parte superior del techo en el área del interior, para así estabilizar las vigas.

6. Seguidamente, instala tu techo a dos aguas, en donde deberás fijar las placas superiores en las paredes de manera estable y bien hecho. Es recomendable hacer esto con la ayuda de algún asistente o apoyo temporal.  

7. Estira el papel asfáltico sobre el techo para posteriormente clavarlo en las tablas. Empieza en la parte inferior para luego ir superponiendo las hojas.

8. Coloca las tejas de asfalto con clavos para techos, empezando desde la parte inferior. 

Detalles a tomar en cuenta con tu techo a dos aguas 

La cubierta de un techo a dos aguas puede ser fabricada con varios materiales, ya sea chapa lisa o acanalada, también tejas de terracota, madera, cerámica, entre otros materiales.

Este diseño de techo genera un cierto atractivo al espacio libre en su interior, dando la oportunidad de crear nuevas habitaciones que se le puede sacar provecho, ya sea un dormitorio, un área de juegos o un ático, pero claro está, este sector de la casa es donde se concentra más el calor, por lo que conviene hacer circular el aire hacia la planta baja.

Es de suma importancia que este tipo de techo a dos aguas posea una buena aislación para proteger a la vivienda del frío, el calor y la misma humedad. Se puede utilizar lana de vidrio o poliestireno expandido para lograrlo.

Por todas estas razones, es importante contar con el asesoramiento y ayuda de un experto en la instalación de techos. En homify puedes encontrar los expertos cerca de tu ciudad para realizar cualquier obra.