Formas de la transparencia

MB Arquitectura MB Arquitectura
Loading admin actions …

El habitar doméstico es uno de los programas de arquitectura con más necesidad de proteger la intimidad. La vivienda es el resguardo del mundo exterior, al cual se asoma a través de límites precisos. Entre la necesidad de generar vínculos con el afuera y la demanda de un espacio propio, se desarrolla el juego sobre la privacidad que exige toda casa.

Una obra de arquitectura está conformada por suelos, muros y cubiertas. Entre estos tres componentes fundamentales el cerramiento es uno de los más complejos, por ser el puente entre dos mundos en relación. Casa y ciudad; vivienda y paisaje; público y privado; se encuentran y desencuentran a través del cerramiento que los media

Puertas como fachadas

La Casa Puglia de Peter Pichler Arquitecture hace del cerramiento su mayor contenido.  Muchas obras no necesitan complejizar cada uno de los elementos configuran, más bien, optan por reducir las variables para abocares a resolver un problema preciso. Tal es el caso de estas puertas horadadas que esta vivienda logra resolver con precisión.  

La puerta no es un accesorio, tampoco un objeto de catálogo, es más bien, el centro del diseño que estructura la apariencia de esta arquitectura.

Vanos cambiantes

Esta vivienda es una caja blanca sencilla, sin muchas pretensiones pero de gran impacto en el paisaje. Está constituida por muros sólidos en cuyos vanos cuadrados se desdibujan con la aparición de las formas orgánicas del tramado de un cerramiento que se activa con la luz. Los cambios del día cambian la apariencia de la fachada que filtra la luz exterior o contiene la luz interior.

Noche y luz

El cerramiento se vuelve la identidad de esta vivienda, que se transforma mientras cambian los momentos del día. La noche es el momento más especial de la casa como paisaje exterior. El día es el mejor momento como espacio interior. Así, en medio de estas dos instancias, los cambios entre uno y otro se vuelven visibles, dibujándose en su transición. 

Atardecer adentro

El atardecer ilumina el más mínimo vano del tamiz. Aún cuando el día está cayendo, es el momento con mayor luz natural de la casa. El interior se alumbra reflejando las formas de la celosía sobre el piso. El velo se vuelve suelo. Así se va creando una atmósfera que se convierte en rito cada atardecer. 

Formas por contraste

Al igual que otras obras de Peter Pichler  como Mirror Houses la obra ocupa una presencia importante sobre el paisaje, hecho que ocurre por oposición. Es casi un bloque hermético donde la luz es el único elemento capaz de entrar y de salir de estos espacios. Esta casa es un gran lugar de cobijo, sus paredes son un borde delgado pero tambíen un gran umbral.

Figura-fondo

La luz es un elemento tan importante en esta obra que en algunos momentos la sombra puede llegarse a confundir con el objeto que la genera. Existe una relación de figura-fondo en constante juego con los cambios del día. Las gráficas que están presente en las fachadas dependen del sol. El día y la noche presentan cambios donde la luz (natural o artificial) hacen evidente las formas de la obra, multiplicándolas en el lugar. 

Umbrales de luz

El cerramiento más allá de ser un límite entre el interior y el exterior, aquí se convierte en un espacio acogedor. El umbral habitable que invita a la cercanía. Es fuente de luz templando la oscuridad, así se van configurando espacios de permanencia que acompañan el perímetro de la casa.

Patrones en sistema

Tres patrones son utilizados como elementos que se alternan para graduar la transparencia. Estos patrones son sistemas modulares que permiten conexiones y sucesiones entre ellos hasta simular su desinetagración. La desaparición es producto de una composición en donde se gradúa la luz, jugando con la opacidad y la transparencia del plano.

Las formas orgánicas -aún en su irregularidad aparente- son producto de sistemas racionales donde el orden está presente para dar sentido y posibilidad a la variación.

Prefabricación

Lo más interesante de esta propuesta es su sistematicidad. Siendo una solución prefabricada, hace de esto una fuente de posibilidades. Tanto la repetición serial como la variación son dos grandes oportunidades que generan gran flexibilidad.

Asumir la identidad de una obra de arquitectura a través de un sistema de cerramientos permite de manera sencilla transformar su imagen. Esto es sin duda, una de las grandes ventajas de la prefabricación en la vivienda unifamiliar. 

El diseño acertado de un patrón puede ser capaz de resolver la identidad formal de una obra de arquitectura cuando se traduce en atmósfera y experiencia.

¿Qué piensas de esta obra? ¿Puedes encontrar algunas respuestas en la prefabricación?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!