Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

¡Bienvenidos los libros a tu cuarto!

Silvia Regalado Silvia Regalado
Loading admin actions …

Ya sea porque el espacio del hogar es reducido y la opción de un estudio no aplica, o simplemente porque así se desea, que hayan libros en los cuartos es un hecho muy frecuente, y es ahí cuando las bibliotecas son la primera opción para ubicarlos. Grandes, pequeñas, horizontales, verticales… en fin, las hay para todos los gustos y acorde a todos los ambientes; y lo mejor es que son muebles increíblemente versátiles, pues los libros no son los únicos que suelen ocuparlas.

Multiespacio

Cuando el espacio es reducido y se tienen, además de libros y revistas, una cantidad importante de objetos decorativos o de utilidad para estudiar, nada viene mejor que el uso de un estante grande para colocar todoy huir del desorden. Los objetos de menor uso y más ligeros deben estar ubicados arriba, mientras que en el medio, es recomendable ubicar los libros que más frecuentemente se usan, y en la zona baja del mueble, los atlas, gruesos diccionarios y cualquier objeto que pueda partirse fácilmente.

Juntos pero no revueltos

Existe una relación estrecha entre los ácaros que pueden hallarse en los libros, y la alergia. Por esta razón, entre las personas alérgicas y los libros surge una relación amor-odio, y la principal recomendación para aliviar los síntomas de cualquier reacción es mantener esos apreciados tesoros lo más alejados posible de la cama. Así, por ejemplo, no son totalmente inofensivos pero sí menos perjudiciales.

Cada cosa en su lugar

Otra modalidad usual en las habitaciones con biblioteca es colocar ésta a una distancia prudencial de la cama, pero cerca del escritorio. Es una opción válida sobre todo para los que tienen muchos libros, ya que así éstos tienen su propio espacio y no recargan visualmente el área de trabajo, por así llamarla. 

Libros y algo más…

Y, precisamente, partiendo de la posibilidad de usar las estanterías de almacenamiento para poner los libros, este es un claro ejemplo de cómo nuestra colección de clásicos puede convivir con otros objetos decorativos. La clave está en no sobrecargar estos muebles: un par de libros gruesos por acá y un adorno liviano por allá apostándole siempre al equilibrio.

Cerca, que te quiero cerca

Para muchos, el lugar ideal de descanso es aquel que tiene sus libros favoritos al lado de la cama, y es que estos dos elementos sumado a una lámpara, automáticamente evoca tranquilidad. Si el estilo de una habitación así te atrae, sólo toma en cuenta el buen manejo de los espacios para que no exista incomodidad al transitar. 

Letras al aire

52 m² y unos cuantos libros fueron la inspiración de este dormitorio ¿El resultado? una mezcla del estilo ecléctico con mucha personalidad. Indudablemente, cuando uno ve un lugar así enfoca al instante los manuscritos o impresos en el característico mobiliario, y entiende que son parte importante de quien lo habita. 

Reinventando rincones

Ya hemos dicho que las bibliotecas son los muebles por excelencia para colocar los libros, pero ¿Y si no se tienen? no hay problema, porque lo que nunca se deja de tener es imaginación. Ubicar los libros en un lugar así como lo muestra esta imagen, le da la vuelta a la cualquier cuarto; la clave está en mantenerlos ordenados, ya que al no tener un recinto propio, pueden verse dispersos. Acostados algunos y parados otros, puede ser una buena opción para que se mantengan metódicos.

Comodidad y protagonismo intelectual (en ese orden)

En conclusión, siempre habrá una manera de tener los libros bien ubicados en la habitación, el secreto para una armoniosa convivencia con ellos es desechar cualquier mueble que reste comodidad al espacio, por más bonito que pueda ser. Pasearse a gusto por el cuarto siempre será la primera la meta, y para lograrla hace falta mucho sentido de lo práctico. Una vez afinado y empleado ese sentido, se logrará la segunda meta: ¡que los libros sean los protagonistas de tu dormitorio! 

¿Qué opción eliges para ubicar los libros en tu cuarto?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!