Tengamos una casa roja y atrevida

Silvia Regalado Silvia Regalado
Loading admin actions …

En el mundo de los colores, no hay duda de que uno de los más llamativos es el rojo; evoca inmediatamente pasión y energía, y quizás precisamente por ser un extrovertido por naturaleza, es uno de los tonos más difíciles de combinar si de decoración se trata. Pero cuando finalmente se da en el clavo los resultados son ¡simplemente impactantes! aquí unas recomendaciones para que funcione lo que hagas con este matiz.

¡Un tiro al piso!

Tal vez el elemento rojo que más se encuentra en las cocinas es el piso, y esta es una manera simple y acertada opción de crear vistosidad en el corazón del hogar.  Unificar el matiz empleándolo también en paredes y gabinetes puede es arriesgado, pero el resultado es formidable si juegan varios factores a tu favor: la amplitud de la superficie y grandes entradas de luz natural.

Mosaico de diseños

Las barras rojas en las cocinas juegan muy bien con los gabinetes que asemejen algún tipo de madera, como la  caoba, y al ser ambos tonos oscuros, la luz natural será el punto focal del ambiente. 

Rojo conciso

Apostarle a los colores claros para las habitaciones siempre será acertado, porque brindan luminosidad, inspiran tranquilidad y aportan sensación visual de amplitud. Sin embargo, salir de la rutina es otra opción que bajo ningún pretexto es desdeñable, y se puede lograr empleando un color diferente, que rompa con uniformidad del espacio, es aquí cuando el rojo hace su entrada triunfal. 

Teñir las paredes totalmente de rojo no es recomendable si el dormitorio es pequeños, pero hacer contraste con el tono blanco ¡sí, totalmente!

Solo un toque

Si parece muy atrevida la idea anterior, las posibles combinaciones con el rojo son tantas como la energía que irradia este color. Esta opción de solo cerámica en la pared, por ejemplo, jamás dejará de ser perfecta, pues el blanco, negro y rojo son un trío inseparable que conviven muy bien sin restarse protagonismo entre sí.

¿Rojo para los niños?

Sin duda, las habitaciones de los más pequeños de la casa deben estar condicionadas como un espacio recreativo y muy acogedor, es decir, en el que puedan jugar pero al mismo tiempo que los ayude a descansar. En este sentido, el rojo no es el tono más apropiado para su decoración, pero si se emplea con otros tonos contrastantes como el azul marino y el blanco al estilo marinero el resultado puede ser muy divertido y para nada restarle tranquilidad al aura del ambiente. De cualquier manera, es recomendable optar por estas ideas si el niño tiene entre 5 y 8 años de edad, antes no.

Elementos claves

Unos cuadros por aquí y un sillón por allá, en la habitación principal los elementos rojos se ven muy bien combinados con mobiliarios de color plomo o negro, si la personalidad de los amantes es tan atrevida y elegante como la combinación. 

Naturaleza y color

Si se tiene un jardín, el uso de los acrílicos es una buena manera de aprovecharlo al máximo desde la casa permitiendo su vista. Así, el rojo nuevamente se convierte en un matiz tentador para las paredes del lugar desde donde se contempla el jardín, no solo porque contrastan con el verde de éste, sino también porque los acrílicos dan paso a todo el brillo que enaltece el tono. 

Menos es más

Salas / recibidores de estilo industrial por Espaces à Rêver
Espaces à Rêver

Pièce à vivre : salon – Appartement industriel chic & moderne 55m2 – 75010 Paris

Espaces à Rêver

La máxima regla de la vida en este caso aplica muy bien. Un único estante de almacenamiento de color bergoña en una sala pintada de blanco puede dividirla instantáneamente en dos ambientes, porque el juego de tonos oscuros de un lado con tonos claros en el otro lo hacen todo. 

Mucha luz

Si lo que se busca es realzar la vista de las grandes ventanas, el color rojo en esas paredes es el indicado. El contraste de la luz con la intensidad de esta tonalidad realza a metros de distancia. 

El personaje principal

Paredes y pisos de estilo moderno por Lapèlle Design
Lapèlle Design

Lapèlle Design dedicates to all of you a red rose.

Lapèlle Design

Todo el protagonismo del vivaz tono rojo puede concentrarse en un elemento: un sillón, un sofá, una pared, una lámpara… la clave está en dejar que sea precisamente eso, el protagonista del espacio, sin que ningún otro objeto cerca compita con él. El rojo es de esos tonos que pueden dar temor a primera vista y otorgar un acabado fuera de contexto a cualquier decoración, si se abusa de él, pero cuando apuestas a exponerlo con la gama que lo complementa, lo usas en sitios estratégicos y te decides por él siguiendo fielmente tu personalidad ¡el éxito está asegurado!

Entonces dinos ¿Te atreves con el rojo?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratuita

¡Encuentra inspiración para tu hogar!