Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Hamacas, chinchorros y sillones colgantes en tu hogar

Silvia Regalado Silvia Regalado
Loading admin actions …

Para los amantes de lo artesanal, los ambientes con mucho gusto por lo criollo, y por supuesto, por el descanso, las hamacas, chinchorros y sillones colgantes representan un elemento clave en la decoración del hogar. Las hamacas están constituidas por una lona o red generalmente de poliéster o finos hilos de algodón y su tejido es cerrado y tupido como una tela, así, dormir en ella no resulta para nada incómodo, mientras que el chinchorro, en Venezuela se conoce por tener un tejido más abierto y elástico, lo que lo hace más decorativo. Por su parte, los sillones colgantes, funcionan como una hamaca pero más gruesos, estructurados y elegantes. Entre tantos ambientes donde lucir estos objetos que tanto valor simbólico tienen para muchos latinos será difícil tomar una decisión.

Descanso a lo natural

Terrazas de estilo  por Brasilchic
Brasilchic

Prepara la casa para el Verano con Brasilchic

Brasilchic

Las plantas son las protagonistas de este espacio, y la hamaca el complemento ideal. Pocas cosas resultan tan relajantes como descansar cerca de elementos naturales.

Toque romántico en la habitación

Hay quienes, por cuestiones de espacio, prefieren tener un sillón colgante en la habitación, que una hamaca, y es una opción no solo ventajosa sino muy romántica. El sillón rompe con el ambiente común de un dormitorio y brinda otro lugar de descanso.

Hamaca movible

Hoteles de estilo  por Mundo de Hamacas, el Auténtico
Mundo de Hamacas, el Auténtico

Soporte madeira forte para hamaca

Mundo de Hamacas, el Auténtico

Una casa de campo o playa parece ser el lugar por naturaleza de las hamacas. En este caso, es necesario el uso de soportes que puedan moverse para guindar la hamaca, y la ventaja de ellos es que así puedes transportarla al sitio que desees.

Todo de color blanco

Las bondades son tantas que hacer combinaciones white all siempre será acertado. En esta imagen, aprovechando la hermosa vista al mar y la frescura que pueda entrar al hogar debido a sus amplios ventanales, chinchorro perfectamente tejido nunca quedó mejor situado.

Más criollo imposible ¡hamaca hasta en la cocina!

Los tonos naranja y amarillo de la hamaca, junto al árbol floreciente y una mesa a punto de ser servida no puede ser un retrato más criollo. ¿Quién dijo que una hamaca no puede estar en la cocina, por ejemplo? si es abierta como ésta, que además tiene mucho verde natural alrededor, se vale perfectamente ubicar una colorida que vaya a tono, no solo con el color blanco de las paredes, sino con la alegría del ambiente, la alegría de compartir una comida en familia.

De a dos y más

Para lugares calurosos en los que una casa con un patio no puede faltar ¡bienvenida sean las hamacas! la recomendación es que tengan la misma gama decolores sino el mismo diseño, de esta manera será más sencillo armonizar la decoración. 

Cada centímetro cuenta ¡ubícala bien!

Cualquier espacio es bien aprovechado si se tiene la sutileza y creatividad para transformar. En esta pequeña sala conviven distintos elementos que pueden llevarse muy bien, y quizás se piense que no hace falta nada más, pero una hamaca es el objeto perfecto en ese blanco, pues no reduce a los demás y tampoco satura el espacio. Cuando no se pueden situar en los balcones, cerca de ellos es la otra mejor opción.

Un par inseparable

El secreto de las grandes decoraciones es lograr que los elementos se complementen hasta el punto de no imaginarse separados unos de otros, y eso sucede en esta imagen. La mesa rectangular cercana al suelo con el mantel que la viste dándole vida se mezcla muy bien con los colores de la hamaca y la posición de la hamaca. De fondo, una silla colgante y, por supuesto, nuevamente los plantas reafirman el bohemio espacio.

En el pasillo

Hasta en el hogar más tradicional una hamaca queda bien. Lo ideal es situarla en un lugar que no obstruya el paso del pasillo, es decir al final éste, y aunque se trate de un lugar cerrado, es importante no olvidar la presencia de la naturaleza, en una planta y que los ladrillos, por ser los clásicos de los clásicos en las decoraciones del hogar, también tienen un constraste interesante con las hamacas.

¡Lo bueno es lo natural!

Tener un jardín es la manera más cercana de contactar con lo natural, y qué mejor forma que hacerlo en una hamaca; los árboles pueden servir de soporte ¡y listo! provoca dejar a un lado las preocupaciones del día a día en un lugar así. Si optas por esta idea, es recomendable que la hamaca o chinchorro no quede sobre una superficie demasiado empinada o desigual.

Cada hamaca, chinchorro o silla colgante espera por los amantes de la tranquilidad y los detalles artesanales que marcan la diferencia.

¿Qué opinas? ¿Será que nos "achinchorramos"?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!