10 consejos muy útiles que debes de saber antes de construir tu casa | homify

10 consejos muy útiles que debes de saber antes de construir tu casa

Cristina Jiménez Cristina Jiménez
Grupo Puente Arquitectos.com
Loading admin actions …

Mucha gente sueña toda su vida con construir su propia casa. Pero qué pasa cuando llega el momento de invertir lo ahorrado durante años de esfuerzo o cuando el crédito que tanto habías esperado por fin ha sido concedido, ¿qué debemos hacer entonces? ¿por dónde empezar?

Para poder llevar a buen puerto este sueño de diseñar y construir una casa a tu medida es necesario pensar bien cada aspecto de ésta, proyectar cada espacio, tener claro cada una de nuestras necesidades, hacer una buena estimación de los costes y estar preparados para hacer frente a los imprevistos. Para ello contar con un buen profesional, un arquitecto o equipo de arquitectos que te asesoren y se encarguen de la dirección del proceso te va a resultar de gran ayuda. Recuerda que lo barato sale caro y que las prisas son malas consejeras. Por ello, tómate un tiempo para pensar en tu futuro, y en el de tu familia y planifícalo bien. Con este consejo como punto de partida, te invitamos a echar  un vistazo a estos otros. ¡Adelante!

1. Consulta a los expertos

Lo primero que debes hacer es buscar a un buen experto que te asesore, es decir, un arquitecto que te guíe en todo el proceso. Puede ser que tengas mil ideas en la cabeza o que pienses que tienes las cosas muy claras, sea como sea ellos pondrán la técnica al servicio de tus ideas para lograr materializarlas o guiarte hacia el mejor resultado posible, ayudándote a saber lo que necesitas. Busca a uno que sea de tu confianza para que haga realidad tus ideas, aplicando tu estilo personal a cada elemento de la casa.

2. Los honorarios de los expertos

Los expertos cobran sus honorarios de distintos modos: se puede presupuestar cada fase de que consta el proyecto, poniendo un precio al anteproyecto, que es la idea inicial y la primera aproximación al diseño, al proyecto básico, etc. En muchas ocasiones no se cobra esta primera fase si se ha realizado un contrato que engloba todo el proceso constructivo, incluyendo el anteproyecto, el proyecto básico, el proyecto de ejecución y la dirección de obra. En definitiva, depende del profesional o el estudio de Arquitectura y de tu relación de confianza con ellos. Lo que sí es seguro es que con un buen especialista implicado en todo el proceso de construcción te ahorrarás quebraderos de cabeza, tiempo y dinero pues ellos se encargarán de resolver cualquier imprevisto que pueda surgir tanto antes, como durante y después.

3. Define el presupuesto

El presupuesto es clave para el desarrollo de la obra. Te recomendamos que desde el principio sepas claramente la inversión que puedes hacer para que el proyecto se adapte a tus circunstancias económicas. Tú también tendrás que adaptarte a los límites que impone tu presupuesto y, saberlo desde el inicio, te ahorrará disgustos posteriores y será más práctico el diseño y el resultado de la obra. 

Debes tener en cuenta que es un error ahorrar en determinadas cuestiones, como puede ser la seguridad o la habitabilidad de la casa. No escatimes en estos elementos y sé imaginativo a la hora de ahorrar en otras cuestiones menos relevantes. Elige, por tanto, materiales resistentes y soluciones constructivas duraderas ya adecuadas. También es posible que puedas establecer una serie de fases para adaptar la construcción de la casa a tu ritmo de ahorro. Una de las ventajas de una buena planificación es que pueden establecerse distintas etapas constructivas, tanto en fase de proyecto como durante la obra. En la obra podemos diferencia la fase de cimentación y estructura,  la envolventes y la de acabados. Puedes jugar con ello para adaptarlo a tu situación económica.

4. Haz una lista de necesidades

La vivienda que construyamos debe adecuarse a nuestras necesidades, desde las presentes a las que puedan surgir en el futuro. Para manejar bien esto, te puede ayudar un buen profesional, que sabrá materializar esas necesidades en la distribución y el tipo de espacios que contendrá la casa o planteará una estructura que permita la evolución del interior de la vivienda para adaptarse al paso del tiempo.

Considera el número y el tipo de personas que van a habitar la casa y piensa en tus hábitos y costumbres. Así, piensa si eres alguien trabaja desde casa, si van a vivir niños pequeños que más tarde necesitarán un estudio, si sueles reunir a menudo a toda la familia para comer o si disfrutas de amenas reuniones con amigos que te visitan a menudo o si adoras pasar la tarde en un patio privado en la íntimo de tu hogar. Todo eso determinará las características formales del proyecto.

5. No olvides las zonas de servicio

Los espacios en los que primero pensamos son los destinados a comer, a dormir, las zonas de recreo o los espacios de convivencia, y a menudo olvidamos ciertos elementos o lugares que son imprescindibles para que la casa resulte cómoda y funcional. En ocasiones, las zonas de servicio acaban ubicas en un espacio sobrante o mal adaptadas a huecos residuales. En estas zonas se pueden incluir: espacios de lavado, patios de servicio, pasillos de instalaciones, cuarto de basura, cuartos de instalaciones u otros espacios para el almacenamiento.

Estas cuestiones son sumamente importantes en el funcionamiento de una vivienda y no siempre se les concede la atención que merecen. Una de las ventajas de proyectar tu propia casa desde cero es poder trabajar con anticipación, considerando estos espacios. Puedes designar un lateral de la casa para guardar los cubos para el reciclaje de residuos o para disponer de una zona de almacenamiento donde guardar los artículos de limpieza, o puedes contar con un patio trasero para tender la ropa, o crear un cuarto de servicio donde colocar la lavadora, la secadora, y zona de almacenaje. ¡Seguro que estos espacios los vas a aprovechar!

6. Define el número de plantas

Las plantas de que conste la vivienda, no es solo una cuestión formal y práctica, también puede venir determinada por una normativa urbanística o por una cuestión de presupuesto. En cualquier caso, conviene hacer una reflexión sobre ello y pensar en las necesidades programáticas que tenemos (número de habitaciones y de estancias que necesitamos) o considerar si hay alguien en la casa con problemas de movilidad y que requiera de una vivienda muy accesible.En ese caso, puede ser muy adecuado diseñar una vivienda de una sola planta o una que cuente con todos los servicios en planta baja. 

Si te decantas por varias plantas, puedes jugar con el diseño de las escaleras para convertirlo en un elemento realmente especial de la casa.

7. Aprovecha cada rincón

Construcción y decoración duplex Marmorino, s.l. Paredes y pisos de estilo moderno Arenisca Metálico/Plateado
Marmorino, s.l.

Construcción y decoración duplex

Marmorino, s.l.

Cada rincón de tu casa es importante, así que no lo desperdicies. Puedes aprovecharlos para ubicar un cómo sofá o una silla de diseño y organizar una agradable zona de lectura, colocar una librería, un espejo de diseño, una foto te guste, etc. 

8. Espacios abiertos

Una forma de ganar espacio cuando la superficie es reducida, de ahorrar en materiales o de unificar la propuesta de decoración es crear un espacio amplio, fluido y abierto en el interior, que agrupe en su interior distintas funciones necesarias en una vivienda. La zona de día de la casa es perfecta para ello, y puedes separar cada zona mediante muebles o celosías, o jugar con cambios de pavimento o con las alturas de techo. Este tipo de soluciones te ofrecen la posibilidad de poner tu creatividad e ingenio al servicio de la casa de tus sueños, ¡aprovéchalo y diviértete!

8. ¿Has considerado la prefabricación?

La prefabricación tiene muchas ventajas. Existen varios niveles de prefabricación en las que podemos pensar. Las casas modulares pueden ser una excelente opción, muy rápida y económica; puedes comprar una casa ya hecha, instalarla y personalizarla. Además, son transportables, fáciles de armar y te ahorras personal; hoy en día puedes encontrar soluciones muy prácticas y estéticamente muy interesantes.

9. La ventilación y la iluminación son básicas

Una casa debe ser, por su puesto, saludable, y para ello tiene que contar con una adecuada ventilación e iluminación natural. Si es posible, diseña ventanas en muros opuestos para garantizar la ventilación cruzada de la casa. Piensa también en la orientación del solar para buscar el mejor soleamiento a la hora de ubicar las ventas e incorpora elementos de protección para proteger los vidrios y controlar la aportación energética con medios pasivos. 

Incluir un patio interior es una excelente manera de contar con un colchón térmico con el que controlar el ambiente interior de la casa. Todo ello contribuirá también a reducir el consumo energético en el día a día de la casa y a ser más respetuoso con el Medio Ambiente.

10. La seguridad es importante

Dependiendo de dónde se ubique la casa, tendremos que pensar en mayor o menor medida en la seguridad de la misma. En todo caso, es necesario considerar sistemas de seguridad que se adapten al presupuesto que tenemos y a las necesidades personales. En función de ello, podemos recurrir a sofisticados sistemas de seguridad y alarmas o aprovechar los cerramientos de la propia vivienda para introducir sistemas que cubran distintos niveles protección. Pueden acabar convirtiéndose en un elemento de cerramiento que le aporte diseño y belleza a la fachada, como en ocurre en la vivienda de la imagen, donde la celosía que protege las ventanas aporta un extra de diseño a la casa.

Fachada con iluminación nocturna modelo Chipiona Casas inHaus Casas inHAUS Casas modernas

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!