Antes y después. El rescate de una guarida

Valentina Caradonna Valentina Caradonna
Loading admin actions …

A la hora de hacer una remodelación solemos encontrarnos en aprietos. Si se trata de un local, jugamos contra reloj, ya que cada día que permanece cerrado es un día de perdida, pero lo que realmente es un aprieto son los costos. ¿Qué pasa cuando queremos una imagen totalmente renovada y tenemos poco dinero?. Pues fácil, hay que saber aprovechar al máximo lo bueno y desechar lo desafortunadamente malo.

El bar Rosalinda contó con mucha suerte, ya que su dueño quería transformar aquel espacio que antes era una cafetería (desde los años 70) en una vinoteca y a pesar de querer hacer solo una pequeña inversión, tuvo la fortuna de encontrarse con unos excelentes arquitectos. 

Los puntos de partida estaban así bastante claros: Reaprovechar al máximo el mobiliario y las instalaciones existentes.Mínima inversión. Creación de un espacio atractivo para un amplio abanico de usuarios que le permitiese rentabilizar la inversión. Rápida ejecución.

Antes: Un espacio desafortunado

La cafetería había sufrido gran cantidad de remodelaciones que realmente no contribuían con su aspecto. Tanto la combinación de los colores como los acabados de la barra eran de los elementos que menos beneficiaba a este espacio.

Después: Mínima inversión

El objetivo principal de los arquitectos y el propietario era mínima inversión es decir, que cada paso en vano podía costarles el proyecto. Se opto por tratar de conservar al máximo el mobiliario y las instalaciones. Las claves fueron: intervenir, retapizar, pintar y decorar. Minima inversión y máxima eficiencia. 

Antes: Conservación

A la hora de una remodelación, lo primero que uno trata de recuperar o salvar el suelo, ya que sus costos son muy elevados, por este motivo se conservó el piso original de terracota, que además se caracteriza por ser muy resistente y puede lucir muy bien.

Despues: Al rescate

Rescatarlos elementos singulares se convirtió una de las misiones más importante, aquellos que le daban identidad al local original antes de sufrir intervenciones. Se cambia el tono amarillo de las paredes por uno blanco y se acentúa la presencia del arco destacando en azul. 

Colores expresivos

Los toques rojos en las sillas, pizarra y puerta le dan un toque de gran originalidad a el espacio, y a su vez los hace destacar por encima de lo demás. La terracota de la barra se elimina para darle la bienvenida a una mucho más simple y delicada.

Improvisando

No solo se improvisa en la música, a veces en el diseño nacen ideas simples y expontáneas que pueden verse realmente bien, este es el caso de los barriles que han sido pintados para dar una atmosfera aun más original.

Aprovechar al máximo el espacio

Un banco longitudinal recorre el espacio principal del local permitiendo una mejor distribución del espacio y una mayor disponibilidad de asientos. Una alternativa. En el diseño podemos ver que toda la parte baja, inclusive el banco, forman un basamento o cinta que recorre el local casi en su totalidad.

Vino y Jazz

Un espacio lleno de mucha luz, bellos colores, buen vino, jazz y muchas otras cosas, pero sobre todas las cosas, una intervención y recuperación sencilla y extraordinaria de un espacio que estaba destinado probablemente a cerrar sus puertas, no por el café si no por la estética aburrida y llena de desafortunadas intervenciones previas.

No se ustedes, pero a mi me provoca sentarle un rato en el bar y disfrutar de una fantástica tarde de vinos y tapas.

¿Vienes conmigo?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratuita

¡Encuentra inspiración para tu hogar!