¿Qué tipo de cerca te conviene más?

Evaly Contreras Evaly Contreras
Loading admin actions …

En los tiempos que corren, la cerca es parte esencial en la planificación o desarrollo de una vivienda. No sólo sirve para delimitar nuestra propiedad, sino también para proteger la casa (muchas veces, también la vida), para impedir que nuestros perros o gatitos escapen y para mantener a los niños en un área segura. La cerca es garantía de privacidad y seguridad.

Quizás la idea de tener que poner una cerca alrededor de la casa no es muy bonita, pero es bastante necesaria en el entorno actual. Lo importante es tratar de no dar la impresión de que vivimos en una cárcel, ni mucho menos sentirnos en una. Por suerte existen diferentes tipos de cercas y uno puede elegir lo que más se ajuste a los gustos y necesidades, a los recursos disponibles y al estilo de la casa… ¿te contamos más?

Cerca de hierro forjado

Las cercas de metal son las elegidas por defecto y las vemos a cada rato cuando vamos caminando por la urbanización. Hay diferentes tipos de cercas de metal, pero nuestra favorita es la de hierro forjado quizás porque permite mucha personalización. Puede ser decorada con entramados y patrones creados con el mismo hierro, convirtiéndose así en una cerca completamente ornamental que mantiene al mismo tiempo la garantía de seguridad. Además, no tapa completamente la casa, permite una interacción visual entre la propiedad y la calle (en caso de que busques algo así).

En comparación con las cercas de alambres, las cercas de hierro forjado son más duraderas (aunque también un poco más caras). Una clara ventaja de las cercas metálicas es que no se deterioran fácilmente, pero hay que cuidarse mucho de la oxidación. Es una cerca para tenerla por muchos años y pensar sólo en cambiar la pintura de vez en cuando.

Cerca de madera

La madera tiene una versatilidad histórica, se ha utilizado para muchas cosas durante mucho tiempo y esto incluye por supuesto la arquitectura. Por eso también tenemos las cercas de madera, que pueden tomar cualquier forma y le dan un aspecto muy rústico y acogedor a la propiedad.

Este cercas pueden ser de cualquier altura, desde 1 metro hasta donde llegue la vista, además pueden tener diferentes estilos, desde una áspera textura de tronco hasta una apariencia de establo. Hay varias ventajas de una cerca de madera, por ejemplo es fácil de instalar y cambiar, es duradera mientras esté bien instalada y bien mantenida… pero no son muy recomendables si el objetivo principal es la seguridad. Quedan mejor, por ejemplo, para alguna casita de vacaciones en las afueras o en una zona rural muy amplia donde los posibles peligros sean menores que en la ciudad.

Muro de piedra

Es la opción ideal para traer algo de encanto europeo a la propiedad, aunque en realidad no es tan común en este lado del planeta. Quizás es una de las opciones con más desventajas, pues es difícil encontrar albañiles que dominen el arte de la piedra, además de que es un material caro (a menos que se consigan por ahí las apropiadas o de manos de alguien que quiera deshacerse de ellas). Otra cosa es que toma mucho tiempo para construir, es difícil de reparar y no es tan fácil cambiar su apariencia una vez que está construida. Pero hay que admitir que el el resultado final es una belleza…

Muro de ladrillos

Al igual que las cercas de madera y metal existe una amplia variedad de cercas de ladrillos (o más bien muros) que se adaptan al estilo de todo el mundo. Incluso pueden tener un diseño diferente por fuera y por dentro. Una gran ventaja es que no necesita muchos trabajos de mantenimiento y se ve bien por mucho tiempo, a pesar de que el ladrillo está expuesto. Lo mejor: Es una muy buena protección contra muchas cosas… desde posibles intrusos hasta desastres naturales.

Estilo bunker

Por razones de seguridad, más casas están siendo construidas o remodeladas al estilo bunker, completamente protegidas y ocultas a la vista. Vemos en la foto que las paredes no dejan tener un vistazo a lo que sería el porche o entrada de la casa, aunque se trate de un área exterior. Una alternativa popular es colocar paredes en lugar de cercas, pero dejar pérgolas en el techo del porche para permitir que entre el aire fresco y la luz del sol.

Cercado verde

Una cerca ajardinada se puede crear con varios árboles y se puede incorporar fácilmente en otros tipos de cercas como de ladrillo, madera o incluso cercas metálicas. Son hermosas porque dan la misteriosa impresión de un laberinto, al tiempo que otorgan mucha privacidad. Son ideales para ocultar de la vista pública el jardín o la piscina. Eso sí: requieren muchísimo mantenimiento.

¿Sin cerca?

Puede ser. Hay varios puntos a tener en cuenta: Si es una familia joven, la cerca mantiene a los niños dentro de la casa y alejados de la carretera. Si tienes animales también es mejor una cerca para evitar que los perros pasen el día en el patio de los vecinos.

Por el tema de la seguridad, sólo se recomendaría prescindir de la cerca en urbanizaciones cerradas que son muy pequeñas, pues el acceso a desconocidos está limitado y se crea un entorno de confianza con los vecinos. Por supuesto, la opción de no poner una cerca siempre es más barata.

¿Qué cerca te sirve más a ti?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratuita

¡Encuentra inspiración para tu hogar!