Cómo convertir tu dormitorio en un oasis anti-estrés

Evaly Contreras Evaly Contreras
Loading admin actions …

Cuando se trata de amueblar y decorar, el dormitorio debe llevarse un poco más de dedicación. Se trata del espacio más personal e íntimo de la casa, y debería ser también tu lugar favorito para desconectarte y descansar. Una buena noche de sueño profunda es la cura absoluta de todo estrés. Aunque no lo creas, desde los colores hasta los cuadros en las paredes, todo juega un papel importante en qué tan desestresante –o estresante- puede ser tu dormitorio. Aquí te mostramos una guía completa de cómo convertir tu cuarto en un refugio de calma.

Colores anti-estrés

Los colores no sólo sirven para decorar o para expresar nuestra personalidad. Cuando elegimos colores para la casa, debemos considerar que éstos van a afectar la forma en que nos sentimos. Los estudios muestran que diferentes colores tienen efectos diferentes en nosotros psicológicamente, emocionalmente e incluso físicamente.

Los mejores colores para tu dormitorio son los azules (especialmente oscuros, tienen una capacidad increíble para aliviar el estrés), los verdes , los rosados y los morados (provocan una sensación de paz). A toda costa, trata de evitar los rojos y naranjas para el dormitorio… tampoco recomendamos mucho el color negro para esta área de la casa si lo que buscas es la calma.

Usa cortinas largas

Cuartos de estilo moderno por FELD Architecture
FELD Architecture

Appartement Luxembourg. Chambre

FELD Architecture

Estamos programados para dormir en la oscuridad, así que presta especial atención a cómo usas y cubres tus ventanas. Usa persianas o cortinas que puedan abrirse completamente durante el día para dejar entrar la luz del sol, pero que tengan una capa gruesa que selle la habitación durante la noche. Los especialistas recomiendan cortinas completas de piso a techo y un poco más anchas que tu ventana. Las persianas también serían una buena opción, pues te permiten ajustar la cantidad de luz que quieres.

Mantén la pared despejada

Es entendible que quieras llenar tu habitación de las cosas que te gustan, pero trata de no crear un ambiente demasiado estimulante. Es necesario mantener las distracciones al mínimo, especialmente a nivel de la vista. Opta por tonos familiares en lugar de contrastantes, y si quieres colgar algo en la pared, trata de que sea sólo un cuadro o una fotografía grande en lugar de crear una pared de galería. Usa patrones repetitivos y calmantes, como el diseño de este papel tapiz.

Prefiere una iluminación tenue

Uno de los consejos más importantes cuando se trata de crear una atmósfera relajante, es evitar una luz central de techo, y en su lugar intenta con varios focos pequeños y tenues en toda la habitación para iluminar áreas diferentes. Las lámparas de lectura en la mesita de noche también son indispensables y añaden un lindo toque de luz. Evita las luces fluorescentes en tonos azules o verdes. La iluminación en el dormitorio debería ser cálida y amarillenta.

Pon algunas plantas

Cuartos de estilo rural por The Cotswold Company
The Cotswold Company

Oakland Bedroom Collection

The Cotswold Company

Las plantas pueden ser una buena idea para un dormitorio relajante. No sólo se ven muy bien y le añaden vitalidad al cuarto, sino que tienen beneficios relajantes excelentes. Está demostrado que la naturaleza reduce los niveles de estrés, así que ¿por qué no traer un poco de naturaleza a tu dormitorio? Algunas plantas pueden purificar el aire mientras estás durmiendo. Prueba con jazmín, gardenias, sansevieras y sávila.

Escoge la cama apropiada

Todo lo demás que hagas, dependerá de tu cama también. Elige un colchón en el que te sientas bien y que te ofrezca comodidad suficiente. Busca sábanas 100% algodón y con más de 200 hilos, y trata de mantenerlas siempre limpias. Todo lo que esté sobre tu cama debería ser suave y cómodo, incluyendo las almohadas. Con respecto al tamaño, aunque te sentirás tentado a tener una cama gigante, la realidad es que los dormitorios son más encantadores si no hay una cama gigante que se traga todo el espacio.

Saca el televisor del cuarto

El televisor puede ser otro foco de sobre-estimulación para tus sentidos, y puede evitar que te relajes completamente al llegar el momento de ir a la cama. Es preferible poner el televisor en la sala y ver allí tu programa nocturno antes de ir a dormir. No podrás creer lo bien que vas a dormir y lo despreocupado que te sentirás.

Prueba con aromaterapia

Compra algunas velas con tu escencia favorita, no importa que sea en una tienda especializada o en la farmacia. Deja que el aroma de las velas inunde la habitación. También puedes intentar con popurrí, flores frescas, incienso o incluso un spray… lo importante es que el olor que tengas invoque un momento de retiro espiritual.

¿Qué haces para relajarte al llegar a tu cuarto?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!