¡Llénate de color! Trucos para elegir el tono ideal para tus fachadas

Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

¡Llénate de color! Trucos para elegir el tono ideal para tus fachadas

Flavia Pascazi Flavia Pascazi
Casas de estilo  por Tiago do Vale Arquitectos,
Loading admin actions …

Así como existen miles de diseños, existen miles de opciones al momento de elegir el color para las fachadas de tu proyecto. Generalmente, tendemos a inclinarnos por nuestros colores favoritos dependiendo de nuestra personalidad y estilo, pero a veces esto no es suficiente para tomar una decisión correcta. La fachada es la cara principal de tu proyecto, la carta de presentación y la primera impresión que tienen las personas que ven la edificación. Es por esto que la elección de los colores para las fachadas es sumamente importante, utilizar criterios y analizar como afecta cada color al diseño y a la percepción ayuda a crear un interés específico y puede cambiar radicalmente la manera en que el proyecto se presenta. A continuación te traemos los tips esenciales que debes considerar al momento de elegir la paleta de colores para las fachadas para que diseñes como un experto.

1. El entorno inmediato

Si creaste la propuesta desde cero, o simplemente estás buscando darle un nuevo aire a la construcción con colores y materiales nuevos, lo primero que debes hacer es analizar tu entorno inmediato. ¿Qué materiales revisten las paredes perimetrales? ¿Qué tipo de vegetación presenta el jardín y el patio? Estas son algunas preguntas que debes hacerte para tener una base de donde partir para escoger uno o más colores. Por ejemplo, si estás en un entorno tropical, puedes jugar con colores vibrantes y llamativos para crear un ambiente alegre; si tu patio posee muchos elementos de piedra, busca tonos más suaves para complementar estos colores naturales.

2. El vecindario

Si vives en una urbanización o tu casa se encuentra pareada con la de tus vecinos, procura observar que tonos y colores se repiten en el vecindario, la idea no es copiar los tonos existentes, sino encontrar un color que complemente y resalte entre los demás. Si tu vecindario es de estilo tradicional, opta por colores conservadores, puedes agregar un tono más vibrante en ciertos detalles para resaltar un poco entre los demás. Consulta con el dueño del conjunto (en caso de que vivas en una urbanización cerrada) sobre los colores permitidos. (Si las normas son muy limitantes tocará ponerse creativo dentro del proyecto)

3. Elige colores con resalten los materiales constructivos

Además de la pintura, los materiales que escojas para revestir y construir las fachadas también aportan color y textura al proyecto. Materiales como el vidrio, el concreto y paneles metálicos pueden presentarse en diversidad de colores, siendo una opción para darle colorido a tus paredes sin necesidad de la pintura. Los materiales naturales como la madera presentan tonos más naturales y cálidos, esto no quiere decir que no puedan ser pintados, pero lo ideal es dejar que cada material resalte su belleza natural, de esta manera podrás combinar distintas texturas y colores para crear una paleta de colores que se adapte a tu gusto y a tu entorno.

4. La forma y distribución de la casa

Casas cuadradas, redondas, rectangulares, con curvas o pliegues.. Los colores son una manera súper efectiva al momento de resaltar las curvas y líneas de una fachada. Las formas muy complicadas o con muchas curvas son ideales para los colores claros, o una combinación de colores, de esta manera se puede apreciar el diseño y la formalidad del proyecto sin que el color se trague toda la superficie de las paredes, haciendo que sea complicado admirar y reconocer las formas que componen la fachada. Para las figuras más simples, utilizar colores vibrantes, como por ejemplo, el rosa, ayuda a que esta figura común pase a ser un elemento no-tan-común, resaltando entre el montón y en su entorno.

5. ¿Pequeña y colorida o grande y neutral?

Casas de estilo  por Tiago do Vale Arquitectos,
Tiago do Vale Arquitectos

The Three Cusps Chalet

Tiago do Vale Arquitectos

El tamaño, otro factor sumamente importante para decidir el color que predominará en la fachada. Las construcciones de grandes tamaños utilizan colores neutros o claros, ya que no es nada agradable encontrarse con una mega pared de un color estridente, sin embargo toques de color pueden aparecer en este tipo de edificaciones, resaltando puntos claves de la estructura o accesos. En el caso contrario, las casas pequeñas pueden darse el lujo de jugar con más variedad de tono, si lo que buscas es resaltar, puedes optar por una fachada completa de tu color favorito, de esta manera logras crear un frente llamativo e interesante. (Ya sabes, lo bueno siempre viene en frascos pequeños)

6. Toma en cuenta el tamaño de las puertas y ventanas

Casas de estilo  por IOX Architekten GmbH,
IOX Architekten GmbH

Privathaus bei Berlin

IOX Architekten GmbH

El tamaño y la cantidad de ventanas, ventanales o puertas que tengan las fachadas también será un factor determinante al momento de elegir el color, ya que estos factores pueden limitarte o dar cabidad para elegir otros colores. Si tus fachadas cuentan con grandes ventanas y una buena iluminación natural, puedes utilizar colores oscuros como el negro (O 50 sombras de gris), la amplitud de los cristales contrarresta el tono lleno de carácter, creando una composición interesante y que resalta de su entorno, tal como hicieron los diseñadores de C95 Architekten, optando por el color negro para este prisma ubicado en medio de la naturaleza. Mientras menos ventanas y aberturas tenga la fachada, más claros y pasteles deberán ser los colores que escojas.

7. Ponte creativo y juega con más de dos tonos

Según la zona donde se ubique tu proyecto, puedes optar por combinar en una misma paleta de colores dos tonos totalmente diferentes y contrastantes, ya sean vibrantes y llamativos como el naranja y el magenta, o colores más cálidos como el marrón y el beige. Puedes apoyarte utilizando el círculo cromático, de esta manera conocerás los colores que son totalmente opuestos y que sin embargo puedes combinarse a la perfección. El truco de combinar tonos distintos es buscar resaltar ciertas partes de la fachada, busca los elementos con quiebres o que tengan profundidades distintas y acentúa esta cualidad con el color que escojas.

A fin de cuentas, nadie tiene la potestad para decir que color está bien o está mal para una fachada, sin embargo, tener los fundamentos adecuados y saber el por qué de la elección de un color determinado siempre es mejor para trabajar y diseñar de una manera más profesional. Combina tus gustos y creatividad con los tips previamente mencionados y te aseguramos que serás la envidia del vencindario.

¿Qué color tienes en mente para tus fachadas?
Casas de estilo  por Casas inHAUS,

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!