Remodelación: ¡Esta casa viajó al pasado desde el futuro!

Moises Osio Moises Osio
Loading admin actions …

Esta es la historia de una casa que en el pasado llegó desde un futuro recóndito, y ahora regresa a un pasado aún más lejano ¿Confundido? No te preocupes. Nosotros también.

Por allá en los años 60 los diseñadores se divorciaron del para entonces conocido Movimiento Moderno y (estando el mundo en guerra) surgieron los ideales de un planeta utópico y pacifico. Se abre la era espacial y ¿qué ocurre? las casas empezaron a florecer como una interpretación del futuro. Lo que hoy se conoce como retrofuturista, es decir, la visión muy graciosa que nuestros padres y abuelos tenían del futuro. Muchas de estas construcciones son obras maestras pero otras resultaron ser un tanto desacertadas, por no decir feas, como ésta casa latinoamericana que literalmente ha vuelto al pasado pues siendo originalmente diseñada inspirada en el futuro es ahora remodelada para darle un toque francés clásico, pues sus dueños (de descendencia europea) extrañaban su terruño. 

¿Le echamos un vistazo?

Antes: La fachada de mil horrores

Aquí la fachada antes de la remodelación. Tantos desaciertos que no sabemos por donde empezar:

- El color de la casa ha sido manchado por el tiempo y el jardín dejado al abandono.

- El enrejado no fue escogido pensado en el estilo del edificio.  Esto es un error garrafal del que son culpables los propietarios de casas en muchos países de nuestros latinoamericanos (y sí, en Venezuela pasa muchísimo); agregar rejas que nada tienen que ver con el estilo con que la casa es originalmente  concebida. En este ejemplo vemos incluso 3 tipos de enrejados insólitamente distintos que compiten por cuál es más feo, siendo el ganado quizás el de la ventana de la planta de arriba con sus curvas de hierro forjado pretendiendo ser colonial en una casa futurista

- Las tablillas de piedra no eran de la mejor calidad (podemos suponer que fueron agregadas varios años después de que fue construida en un intento de modernizarla) y empobrecían la fachada.

- El volumen de la planta superior  se mostraba a manera de caja que ayudaba a proteger del exceso de luz y calor al quebrar los rayos del sol, sin embargo estaba lleno de oportunidades desaprovechadas, pues lo que podía ser una cubo acristalado y protegido tenía sólo una escuálida ventana y una puerta. El elemento horizontal que era el techo del porche sobresalía de manera inútil y distraía de lo que ha podido ser un volumen limpio y puro. 

Antes: La entrada confusa

Nos acercamos a lo que era la entrada y vemos el ultraje al diseño original. Usar tablillas de piedra en las fachadas para darle un toque distinto a tu casa no son una opción mala, pero si no se hace correctamente o no se elige la piedra adecuada el resultado es de mal gusto. 

Si quieres saber cómo revestir correctamente tu fachada con piedra, te recomendamos leer: 

Piedra natural: ¿Cómo incorporarla a tus fachadas?

Antes: El hogar oscuro

Esto es lo que pasa cuando no prestamos atención al material de las ventanas, sus proporciones, altura y dónde las colocamos. Resultado: una que es oscura porque quiere, pues oportunidades para recibir luz en abundancia tenía. 

¿Que otra cosa vemos? Un piso anticuado y mucho potencial espacial.

En definitiva, en su tiempo la casa fue concebida con buenas intenciones pero violentada al pasar los años con decisiones reconstructivas de mal gusto. 

Después: Una fachada bañada en luz

Y así es como los chicos de ORNELLA LENCI ARQUITETURA han convertido la casa en un hermosa villa francesa. Fijémonos en los cambios claves que hicieron esto posible: 

El volumen de la planta de arriba no escatima con el vidrio. Una hilera horizontal de ventanas aprovecha al máximo la luz. El diseño de estas ventanas y la herrería que las protege son pensadas en conjunto y el resultado es una composición simple y armoniosa.  La losa de techo (antes de concreto) fue reemplazada por techo de tejas. Este cambio elemental convierte la casa por completo y ahora se siente verdaderamente inspirada en la arquitectura rural francés. Sin embargo esto se ha hecho de manera muy sutil, como debe ser. Pues cuando queremos inspirarnos en arquitectura del pasado debemos implementar principios de diseño antiguos sin que eso signifique adornar con ornamentos inútiles: hay que evitar  que construcciones nuevas sean un parapeto falso que imite un período de la historia. 

En este sentido, los arquitectos han hecho una labor inteligente e impecable, pues han dado un aire clásico a la casa sin que deje de ser contemporánea ¿Cómo se logra esto? Con prudencia, simpleza y sin pretensiones. 

Después: Una entrada que da la bienvenida

Colores crema y un verde quizás pistacho pastel fueron los ingredientes para un porche donde ahora da gusto sentarse. ¿Recuerdas el acceso atemorizante de piedra? Ahora es una entrada alegre; dos puertas acristaladas grandes y del mismo tamaño se han colocado de manera equidistante y en el centro. Esta es la herencia del estilo clásico puesto en práctica en su máxima expresión: el detalle en las proporciones y la simetría. 

Después: Un hogar cálido

¿Al entrar con qué nos encontramos? Espacios acogedores. La nueva entrada permite que el sol entre a la casa. Las ventanas y las puertas lo han cambiado TODO. Reformas claves en el interior: se instalaron cornisas en las paredes y las boldosas sesentosas han sido reemplazadas por piso de madera.  

El detalle favorito

Uno de los logros más grandes de esta remodelación fue la integración con el jardín, y la habitación que más afortunada fue esta, el cuarto. Los resultados hablan por sí solo. 

¿Tú que opinas?

¡Cuéntanos sin tapujos!
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratuita

¡Encuentra inspiración para tu hogar!