Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Un restaurante que hizo MUCHO con poco

Katherine Aguilar Katherine Aguilar
Google+
Loading admin actions …

Muchas veces habrás querido realizar una remodelación con un presupuesto apretado por lo que terminas desechando la idea y utilizando el dinero en otra cosa o haciéndolo tú mismo porque sabes que un arquitecto te planteará una idea que se sale de los costes, lamentablemente la fama de derrochadores es la que precede a nuestro gremio, pero esto no es del todo cierto. Se puede hacer mucho con poco y siempre lo he dicho los detalles son los que hacen la diferencia. El tener materiales nobles o menos costosos siempre será un reto pero también el inicio para desarrollar la creatividad y ver como ese elemento se puede sacar de contexto convirtiéndose en algo más.Es justamente lo que hizo la oficina Ortho estudio con este restaurante donde a partir de una imagen industrial y la reutilización de mobiliario crearon una atmósfera extraordinaria, descubramos juntos este maravilloso espacio.

Fachada exquisita

El cliente es una persona prudente y coherente con los tiempos de trabajo así que habiéndose mudado de local tenía claro que no quería embarcarse en una gran inversión económica sin saber cómo iba a funcionar, el reto era fuerte pero interesante, se debía realizar una nueva imagen para un restaurante de prestigio en la ciudad con bajo presupuesto sin dejar de lado la calidad que caracteriza al estudio de arquitectura. 

Por lo que la fachada no presenta más que unos grandes ventanales que permiten apreciar el interior del restaurante, teniendo por fuera un toldo con el nombre del restaurante donde el aporte es la tipografía empleada en el.

Un plano virtual

La primera decisión evaluada fue la reutilización del mobiliario del restaurante anterior, teniendo como base de diseño estos elementos, hacer el cambio de éstos conllevaba que gran parte del presupuesto se fuese en ello sin mayor gratificación, pudiéndose sustituir en cualquier momento. En busca de satisfacer las necesidades del cliente se construye una estructura metálica al estilo industrial en el centro del local, la cual contiene una barra para comer en alto; por su disposición organiza y divide el espacio interior, a su vez sostiene unas vigas de madera que dan cobijo a otra zona de mesas bajas que se encuentran alrededor.

Un bar reciclado

Uno de los problemas era el presupuesto ajustado pues veamos como los arquitectos resuelven la barra con ingenio y audacia, la utilización de tablones de madera oscura de forma horizontal le imprime un toque de elegancia unido con madera comprimida o cruda dándole un toque industrial sin necesidad de ser tratada abaratando costes, sin embargo, muchas de ellas tienen los nombres de licores dándole un toque de diseño y generando una trama de rectángulos y colores propio de los distintos tonos de madera. Los utensilios de ésta área de trabajo son los que ambientan el espacio.

Relación interior y exterior

Gran parte de la apariencia del nuevo restaurante es el resultado del reaprovechamiento de los elementos preexistentes del sitio, como el zócalo cerámico que recorre todo el perímetro y que fue camuflado de color oscuro similar al piso de madera abaratando costes. Las ventanas se mantuvieron igual ajustándose interiormente a la condición existente.

Un aparador como caja de embalaje

La decoración del lugar mantiene un estilo Dadá corriente que surge en la primera guerra mundial desafiando los cánones establecidos del arte en general, dejando de lado la lógica y la racionalización para dar paso a la libertad del individuo, la espontaneidad, inmediatez, lo aleatorio y contradictorio defiendo el caos frente al orden. Es justamente este estilo dadaista y toques de humor negro que encontramos en el restaurante, añadiendo un poco de entretenimiento al visitante.

El aparador de la entrada dejó de ser un mueble laqueado en blanco para convertirse en una caja de embalaje según su diseño innovador. ¿Qué les parece? Atrevido y divertido o ¿no?

Una composición basada en lo contradictorio

Muchos de los elementos decorativos del lugar fueron manufacturados por los arquitectos como los cojines y las lámparas colgantes. Esta es nuestra imagen de detalle para el día de hoy una hermosa composición basada en elementos contradictorios, donde cada uno de ellos responde a una familia distinta y que se funden en una sola pared como collage dadaísta, teniendo una armonía impecable y un humor negro que le saca una sonrisa a cualquiera.

La idea general consistía en tener diferentes ambientes donde cada visita resultara en una experiencia opuesta.

¿Verdad que se la comieron?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!