Una casita con piscina que tomó un respiro

Valentina Caradonna Valentina Caradonna
Loading admin actions …

Aquí, en la tierra del eterno sol, donde somos realmente apremiados y afortunados de tener este fantástico clima, es simple pensar en un diseño de una casa de playa pero en lugares que cuentan con distintas estaciones resulta un poco más complejo ya que las condiciones del clima pueden variar. ¿Cómo podemos diseñar un espacio capaz de mantenernos a gusto tanto en verano como en invierno? Esta probablemente fue una de las preguntas el equipo de arquitectos españoles que llevan por nombre GS Formato al diseñar esta casita vacacional de playa en ubicada en Fuengirola, España.

Si eres de los que disfruta las casa hermosas con materiales sencillos, no puedes dejar de ver este libro de ideas que tengo para la ocasión.

El resguardo en el invierno

Esta vivienda se caracteriza por su sencillez y realismo, ya que con pocas pretenciones busca ser un agradable refugio vacacional. En esta imagen podemos ver como luce a punto de ser terminada, en ella podemos notar que para el invierno se pueden recoger las cubiertas y cerrar las ventanas para resguardar el mayor calor posible dentro del hogar. Los colores oscuros ayudan a mejorar el efecto de retención de la luz del sol, y de esta forma mejora la temperatura interior del espacio.

En pleno verano

Aquí podemos ver una casa más renovada y fresca, que esta ves cuenta con una serie de cubiertas de lona, la principal hacia la fachada que nos dirige a la piscina directamente desde el área social. Las cubiertas ayudan a que el sol no caiga directamente sobre la fachada si no que genere sombra, motivo por el cual el interior resulta muchísimo más fresco. Las paredes exteriores son totalmente blancas y cuentan con un basamento en piedra que ademas de lucir bien protege el hogar de la humedad.

El espacio interior

El espacio interior es sencillo pero cumplidor. En esta imagen podemos notar los acabados del piso en terracota, la estructura expuesta que se ha dejado en su color original para hacerla más visible, y el gran número de ventanales del espacio, que sin duda al abrirlas por completo se genera una franca relación con el exterior.

El espacio interior amueblado

El mismo espacio amueblado cambia por completo. Se dividió el área común con la chimenea, la gran amiga de las épocas invernales. El salón queda al fondo, con unos muebles clásicos muy hermosos, y al frente tenemos el área destinada al comedor que se encuentra junto a la cocina. Todos estos espacios dan a la terraza y a la refrescante piscina clásica, vinculados por una grandísima puerta corrediza que los vincula tanto espacial como visualmente permitiendo a su ves el resguardo.

La cocina y el espacio privado

Detrás del comedor podemos apreciar la cocina, un espacio un poco más cerrado pero al mismo tiempo abierto, tanto por sus divisiones como por el paso de la luz que nos da el gran ventanal, y a su ves da una la relación visual en toda el área común. La cocina es amplia y agradable, combina el estilo moderno con el rustico de forma equilibrada al igual que el resto de la casa. Pero hay algo casi imperceptible de la casa, ¿no creen? pues… ¿Dónde están las habitaciones? Las habitaciones están justo después de esa discreta puerta junto a la cocina, muy bien resguardada.

Esta simpática casa nos enseña que con intervenciones sencillas podemos tener una agradable casa de descanso, sin muchas pretensiones pero muy linda. ¿Qué opinan?

¿Qué opinas de esta curiosa casa vacacional?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!