Así se construye una Mezzanina

Flavia Pascazi Flavia Pascazi
Loading admin actions …

Hoy en día, es muy común encontrarnos con tipologías de apartamentos con espacios amplios, dobles alturas y diseño tipo loft. Estas características le confieren a estas viviendas un diseño distinto, fresco y moderno comparado con los apartamentos convencionales. Sin embargo, estas viviendas a veces carecen un poco de espacio o de diversidad espacial, por lo que modificar su diseño, si las condiciones aplican, siempre es una buena opción. Para estos casos, los diseñadores y arquitectos recurren al uso de las famosas mezzanines. Las mezzanines o altillos, son pisos intermedios entre la planta baja y el primer piso, siendo este de menor proporción que la planta superior e interior. Estos entrepisos, diseñados a manera de balcón interno, pueden albergar cualquier tipo de uso, desde habitaciones hasta estudios y espacios de almacenamiento. Además de ser una solución moderna a la falta de metraje cuadrado, la mezzanine agrega cualidades espaciales y escalas diversas dentro de la vivienda, generando un juego de alturas interesante y con movimiento.

Llamativos, funcionales y con infinidad de posibilidades para su estilo y decoración, es innegable que las mezzanines (o en criollo, mezzaninas) están de moda y llegaron para quedarse. Si estás pensando en incorporar una de estas a tu vivienda, te recomendamos que continúes leyendo para conocer un poco más sobre cómo funcionan las mezzanines y que debes tener en cuenta.

Toma en cuenta la espacialidad de tu vivienda

Si tu vivienda cumple con los requerimientos mínimos para construir una mezzanine, el siguiente paso es determinar qué área o espacio pudiese mejorarse o ampliarse con el uso de la mezzanine. Los usos más comunes para estos entrepisos son para habitaciones o espacios extra de almacenamiento. Sin embargo, puedes colocar cualquier tipo de habitación en este espacio, recordando mantener la estética abierta tipo balcón para no sobrecargar y empequeñecer tu vivienda. Por más pequeño que sea el espacio, si cuentas con una altura útil una mezzanine puede ser la solución perfecta para crear un nuevo plano horizontal donde puedas desarrollar actividades diversas, además de ayudar a crear una escala más humana para el nivel inferior.

Requerimientos mínimos para una mezzanine

¿Cuándo tiene sentido incorporar una mezzanine a nuestro diseño? La respuesta es sencilla. Primero y principal, debes conocer la altura útil entre entrepisos de tu vivienda, recordando tener un mínimo de 2.40 m para cada espacio habitable. Una vez conocida la altura, debes plantear en que parte de la vivienda quedaría mejor el nuevo entrepiso y qué funciones albergarías sobre él, recordando crear un espacio para la circulación vertical y tomando en cuenta las actividades que se desarrollarán en el espacio inferior de la mezzanine.

Elementos que acompañan a una mezzanine

Oficinas de estilo moderno por PLADIS
PLADIS

Vista a Estudio

PLADIS

Crear un nuevo entrepiso no se trata únicamente de conseguir el espacio y la altura adecuadas para el mismo. Como todo buen diseño, una cosa siempre va de la mano con otra; y en el caso de las mezzanines, debemos tomar siempre en cuenta un espacio de circulación vertical para poder accederles. Proyecta un área para la escalera, sea de caracol, lineal o retráctil, debes tener una manera de acceder a tu nuevo entrepiso. La seguridad es primero, por lo que colocar barandas es esencial para evitar accidentes, siendo los antepechos de vidrio una excelente opción ya que son prácticamente invisibles, creando más permeabilidad visual entre el piso inferior y la mezzanine.

Posibles usos para una mezzanine

Salas / recibidores de estilo  por bilune studio
bilune studio

studio nella zona soppalcata

bilune studio

Como mencionamos anteriormente, el uso que quieras darle a tu mezzanine no tiene límites. Luego de crear un entrepiso bien diseñado, complementando armoniosamente el resto de la vivienda, lo que decidas colocar en él se basará en satisfacer las necesidades de tu persona o los dueños de la vivienda. Una habitación para los pequeños de la casa, una sala de estar o un estudio pueden ser la solución ideal para aprovechar estos metros cuadrados extras en tu diseño. En la imagen superior, vemos como los diseñadores de Bilune Studio crearon una mezzanina destinada para ser un cuarto de estudio con un toque arriesgado: las placas de vidrio sustituyen a los entrepisos sólidos, siendo un diseño vanguardista, moderno y comunicando al máximo los distintos niveles del apartamento.

Estilos y materiales constructivos.

En la arquitectura, cualquier espacio, mobiliario y estructura pueden tener un estilo y materialidad distintas. Estos principios también aplican para las mezzanines, siendo estas un lienzo en blanco para plasmar el estilo que más se adapte a la personalidad del dueño de la vivienda, recordando crear un diseño armonioso y coherente con el resto del espacio ya existente. Las mezzanines, dependiendo de su estilo, pueden fabricarse en acero, madera, concreto, platabandas y hasta de vidrio. Es cuestión de investigar que material se adapta mejor a tu concepto y a tu presupuesto, de esta manera podrás tener una mezzanine totalmente personalizada que refleje tu estilo.

Ahora que conoces un poco más sobre qué son y como se conciben las mezzanines, es cuestión de dejar volar tu imaginación y crear combinaciones y diseños arriesgados para generar un espacio que agregue algunos metros cuadrados extras a tu vivienda. La arquitectura siempre será tu mejor aliado para construir espacios únicos llenos de funcionalidad y estilo.

¿Qué estilo de mezzanine se adapta más a tu diseño?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!