Plantas venenosas: ¡Tan hermosas como peligrosas!

Silvia Regalado Silvia Regalado
Loading admin actions …

En tu casa o jardín seguramente hay plantas y flores muy bonitas, pero ¿sabías que algunas de ellas pueden ser venenosas? Esto no quiere decir que las tengas que descartar, pero hay que tener tenerlas lejos de niños y mascotas para evitar cualquier daño, y por nuestra parte tenemos que tocarlas con guantes o lavarnos bien las manos después de estar en contacto con ellas, para prevenir alergias y complicaciones. 

Entérate de cuáles son algunas de las variedades más peligrosas. Curiosamente, es bastante común encontrarlas en todos los jardines  y también son muy usadas como plantas de interior. En presencia de ellas hay que acordarse de lo que nos decían las abuelas: se mira con las manos y se toca con los ojos ¡mucha prudencia ante todo!

Zamioculca o planta ZZ

La zamioculca o ZZ (por su nombre en latín, zamioculcas zamiifolia) es una planta de origen africano que tiene hojas de un lustroso color verde oscuro. Crece muy lentamente y solo alcanza alrededor de 1 metro de altura. Además, es resistente a la escasez de luz, agua y cuidados especiales. 
Sus flores color amarillo brillante son venenosas, al igual que las hojas, por eso es importante mantener alejados a niños y mascotas de ellas,  y si vas a podar la planta o tocar sus hojas, es conveniente hacerlo con guantes.

Cica o falsa palmera

La cica, palmera sagú, palma de la iglesia o falsa palmera (Cycas revoluta en latín) es originaria de Japón y una de las especies más antiguas de la tierra. Se suele cultivar como planta de interior, ya que no soporta el frío y a pesar de ser muy bella, conviene mantenerla lejos ya que al ingerirla puede causar vómitos, diarrea, fallas hepáticas e incluso la muerte.
Se estima que un animal que consume esta planta tiene un 50 a 75% de posibilidades de morir intoxicado. Si se llegara a ingerir cualquier cantidad de esta planta o sus semillas, que son aun más tóxicas, hay que acudir urgentemente al médico.

Narciso o jacinto

Estas lindas flores amarillas (Narcissus en latín) son tan atractivas como peligrosas. Las mascotas pueden confundir sus bulbos con algún alimentos y al ingerirlos presentan problemas estomacales, hipertensión, arritmia e incluso la muerte. Existen casos de quienes han creído que sus bulbos son cebollas y los usan en recetas de cocina, propiciando así reacciones graves, aunque los síntomas (dolor de cabeza y vómitos) desaparecen por sí solos con el correr de las horas. 
Suelen causar dermatitis, sequedad o eritema a jardineros y floristas que están en constante contacto con estas plantas, debido a su contenido de oxalato de calcio y alcaloides.

Oreja de elefante

La oreja de elefante o  filodentro (philodendron  en latín) es una planta decorativa de interior de grandes hojas color verde oscuro. Pero solo están para mirarlas, ya que comerlas puede causar ardor e hinchazón en los labios, la lengua y la garganta, y también vómitos, dolor estomacal y diarrea. Las raíces y el tallo también son tóxicas porque contienen un cristal de carbono llamado oxalato de calcio que es perjudicial para el organismo. 
Si se consume en exceso puede provocar convulsiones, pérdida de conciencia y hasta la muerte. 

En esta imagen de Sole Atelier LDA se puede apreciar cómo es. 

Espatifilo y azucena blanca

Las hojas de lirio o azucena blanca (Lilium longiflorum en latín) y  de espatifilo (Spathiphyllum en latín) pueden ser tóxicas si se ingieren en grandes cantidades. El consumo es altamente perjudicial para los perros y gatos, al punto de provocarles la muerte o causarles una insuficiencia renal crónica. 
Contiene cristales de oxalato de calcio que pueden irritar la piel, dar sensación de ardor en la boca y provocar dificultad para tragar y náuseas.

Loteria o galatea

Esta planta verde con nervaduras claras (Dieffenbachia, según su nombre en latín) es muy utilizada como planta de interior. Comer sus hojas, tallo o raíces provoca una hinchazón en la lengua capaz de bloquear la entrada de aire. También puede afectar la garganta y las córneas, o producir náuseas, vómitos y ampollas en la lengua o la boca. 
Como muchas otras variedades tóxicas, contiene una alta concentración de oxalato de calcio, aunque la mayoría de las veces solo produce picazón o enrojecimiento de las mucosas. Ante esta reacción conviene limpiar la boca con un paño húmedo y frío, enjuagar los ojos y la piel que estuvo en contacto con la planta. También conviene llamar a un Centro de Toxicología para recibir asesoramiento.  

Ahora ya sabes qué plantas hay que tener bajo control, porque, bien dice el dicho: prevenir es  mejor que lamentar.

Si quieres saber cómo mantener las plantas vivas y felices ¡lee este artículo!

¿Tienes algunas de estas plantas en tu casa? 
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratuita

¡Encuentra inspiración para tu hogar!