¡Tips para colorear concreto como un experto!

Flavia Pascazi Flavia Pascazi
Loading admin actions …

El concreto es uno de los materiales más comunes utilizados en el mundo de la arquitectura, diseño y construcción gracias a su maleabilidad y versatilidad, permitiéndole adaptarse a cualquier tipo de forma, contexto y necesidades específicas de un proyecto o diseño. Con el avance de la tecnología, han surgido nuevas técnicas para hacer de esta superficie plana y grisácea un elemento vibrante y lleno de color (¡Sin utilizar pintura!).

Buscando mejorar la apariencia final de las grandes superficies de concreto, se desarrollaron los pigmentos en polvo para ser aplicados a este material. El polvo colorido que se le agrega al concreto para colorear luego de una vez vaciado es la manera más efectiva para crear superficies mucho más saturadas, vibrantes y duraderas a diferencia de la pintura o los aditivos agregados a la mezcla base del concreto. Conoce un poco más sobre este proceso y sigue estos sencillos tips para que puedas colorear con tus propias manos tus muros y pisos de concreto. ¡Toma nota!

1. Agrega color con el pigmento en polvo

Son muchos los beneficios y ventajas de utilizar colorantes en polvo para colorear el concreto, teniendo una mayor gama de tonos para escoger, además de que el color final resulta mucho más vibrante a la vista, es por esto que el método de agregar color al concreto sobre su superficie es uno de los más utilizados en todo tipo de proyectos para dar un toque audaz y llamativo. Para aplicar este producto, la superficie del concreto debe estar sólida y aún un poco húmeda, de esta manera el agua remanente podrá absorber con mayor facilidad el pigmento para un mejor resultado. Espolvorea sobre la superficie el polvo de manera abundante, no importa si es un poco desprolijo, en el próximo paso te enseñaremos como mejorar este resultado.

2. Toma una escoba y, ¡A barrer!

Con una escoba de cerdas suaves en mano, llegó el momento de esparcir uniformemente el polvo colocado sobre la superficie. Sean muros o pisos, utiliza una escoba para distribuir el pigmento por toda el área, de esta manera se evitarán parches más o menos saturados que otras áreas. Si notas que una sección de la superficie necesita un poco más de color, espolvorea un poco más de pigmento y vuelve a barrer el área para difuminarlo con el resto de la superficie. En la imagen superior, el arquitecto Dal Sasso Matteo optó por un acabado patinado, dejando que ciertas partes de la superficie tuviesen saturaciones distintas para un acabado con más dimensión.

3. Deja secar el polvo

Es muy importante dejar que el pigmento penetre sobre la superficie y sea absorbido por el agua remanente en el concreto, de esta manera se garantiza una buena adhesión de este agregado sobre el material base, creando una capa inicial sólida y con mucho color. Además de añadir un toque vibrante a cualquier superficie de concreto, estos aditivos ayudan a crear una película protectora sobre los muros o paredes, añadiendo resistencia y durabilidad al área. El proceso de secado suele tomar alrededor de unas 24 horas para secar totalmente.

4. Deshazte del exceso

Una vez esté seca la superficie (Puedes corroborarlo tomando un papel absorbente y presionándolo sobre el área pigmentada, si presenta color, debes dejar secar la superficie un tiempo más), se procede a enjuagar toda la fachada o piso a la cual se le aplicó el pigmento, de esta manera se eliminan los residuos extras que no lograron penetrar sobre la superficie. Utiliza una manguera con presión moderada o un balde de agua con una esponja suave para eliminar el exceso de pigmento.

5. Aplica un sellante

Casas de estilo moderno por MODULAR HOME
MODULAR HOME

Arquitectura Casa Klee con pergolado Exterior

MODULAR HOME

Una vez removido todo el exceso de pigmento, es indispensable colocar un sellante para asegurarse de que la capa de color base perdure en el tiempo y mantenga su uniformidad de tono. Utilizando una brocha o un rodillo, dependiendo del tipo de sellante, aplica el producto de manera uniforme, creando una capa delgada que no penetre tan profundamente la superficie. Según las necesidades del proyecto, puedes escoger un sellante mate o brillante para el acabado que más se adapte a tus necesidades.

6. Repite todo el proceso

Dependiendo de que tan saturado quieras que se vea la superficie en cuestión, puedes reaplicar una nueva capa del polvo para colorear para obtener un resultado más vibrante. Siguiendo los pasos anteriores, utiliza el aditivo restante para hacer de tus fachadas toda una explosión de color recordando no saltar ninguno de los pasos y dejando secar adecuadamente las capas y los sellantes. Si estás satisfecho con el resultado del la primera capa, solo coloca el sellante y ¡Admira tu obra de arte!

Esperamos que éstos tips hagan de tu experiencia un proceso fácil, entretenido y sobre todo, ¡Lleno de color!

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratuita

¡Encuentra inspiración para tu hogar!