Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

¡Cómo embellecer tu casa con estuco!

Silvia Regalado Silvia Regalado
Loading admin actions …

Entre los diversos tipos de revestimientos para paredes, se encuentra el estuco. Un material que se remonta a la época del Renacimiento italiano y que sin duda nos hace evocar construcciones arquitectónicas de gran belleza como iglesias, catedrales, castillos, entre otros. Su fama hasta nuestros días se basa en la versatilidad que tiene este revestimiento para ser utilizado no solo en paredes, sino en techos, tanto de áreas interiores como de áreas exteriores. Su composición permite conseguir acabados de diversas texturas. Se adapta a cualquier construcción y es que además de reforzar las superficies donde se aplique, con el efecto impermeabilizante que se obtiene, permite la transpiración natural de la pared o techo. Por ser tan maravilloso, no podemos dejar de mostrártelo y enseñarte todo lo que podamos de él. Así que conoce todo lo que tienes que saber sobre el estuco e inspírate para revestir cualquier superficie de tu casa como todo un artista.

¿Qué es el estuco?

El estuco es un material de textura pastosa y densa, cuya composición radica en cal, mármol pulverizado, yeso y otros pigmentos naturales. Al entrar en contacto por reacción química el hidróxido de calcio de la cal con el dióxido de carbono, este se endurece, logrando así una consistencia ideal para el cubrimiento de paredes y techos. Son varios los tratamientos que se le puede dar a este material, los más destacados son el tallado y modelado, el pulido y el pintado polícromo. El primero se utiliza para la obtención de formas ornamentales, en techos, columnas, etc. El segundo, para darle una apariencia similar al mármol y el último, para fines decorativos. Existe otro tipo de estuco, llamado estuco mármol que se hace con yeso, colas animales y pigmentos y el resultado es un acabado muy similar al del mármol no solo por su estética, sino por su textura y brillo. 

¿Cómo preparar estuco?

Existen varias recetas para preparar estuco, digamos que la más tradicional consiste en mezclar cemento Portland, arena y cal hidratada. Seguidamente, deberás agregar el agua para lograr una buena consistencia. Luego, dependiendo de tus preferencias, puedes agregar mortero de color a la mezcla para darle color a toda la pared. No dejes de hacer esto tomando todas las precauciones del caso. Recuerda que muchos de estos componentes son polvos y puede llegar a afectar las vías respiratorias. Por esta razón, protege tantos tus ojos como tus manos para no exponerlos al material alcalino.

Paredes con estuco

Paredes con una textura aterciopelada, suave y brillante es posible conseguirla con el estuco; de hecho, existe un tipo de estuco, llamado estuco mármol que se hace con yeso, colas animales y pigmentos y el resultado es un acabado muy similar al del mármol no solo por su estética, sino por su textura y brillo.

Además de la apariencia estética, el estuco llena de color y refuerza la superficie de la pared, tal y como se ve en la imagen de Básico Veneciano, Arte decorativo. Siendo ideal para paredes de interiores, el estucado decorativo cuenta con gran cantidad de admiradores.

¿Cómo aplicar estuco?

Aplicar el estuco sobre una pared no es tan difícil, pero es un trabajo que requiere de dedicación y paciencia. Sobre una pared de bloques, deberás humedecer la superficie, aplicar una capa de 2 a 4 mm cubriendo toda el área con una llana lisa y dejas secar la aplicación por 12 horas. Luego, la segunda capa a aplicar para dar el acabado final, no debe ser mayor a 3mm. Ahora bien, cuando se trate de una superficie fina de cemento o yeso aplicas el estuco con una llana lisa cubriendo toda la superficie con una capa no mayor a 4 mm. Una vez comenzado el secado se le puede dar textura. Recuerda aplicar las manos necesarias hasta cubrir lo que necesites y no olvides que las manos posteriores se deben aplicar cuando aún lo mano anterior se encuentre húmeda. Recuerda también, que el acabado final de la superficie dependerá en gran medida de lo lisa y uniforme que se haya dejado a la pared previamente.

Finalmente, ya que sabes todo lo necesario acerca de este increíble y versátil material te invitamos a utilizarlo en tu vivienda si estas en plan de construcción o redecoración ¡manos a la obra!

Por cierto, no dejes de ver esta remodelación de su casa, que hizo una pareja sin hijos ¡Fabulosa!

¿Alguna vez la has probado? ¿Te animarías a hacerlo?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!